Vista aerea de Almatret
Vista aerea de Almatret

ALMATRET



AYUNTAMIENTO DE ALMATRET


C/ MAJOR, 2   25187  ALMATRET


TEL.  973 138013


ajuntament@almatret.cat




Almatret

 

 

Población: 397 habitants

Extensión : 57 km2

Coordenadas UTM : 2845 x 45761 y

 

Situación y presentación

 

Se encuentra en el extremo Sudoeste del Segrià, el sector morfológicamente próximo a les Garrigues. Limita con los términos municipales de Mequinenza (Zaragoza) al Oeste, Fayón (Zaragoza) y Riba -roja d'Ebre (Tarragona) en el Sur y Este respectivamente, y con los segrianenses de Maials (NorEste) y Seròs (Norte). Se extiende en parte a la izquierda del rio Ebro, en el lugar donde está ubicado el pantano de Riba-roja, que forma un sector en su límite occidental, donde se alzan las elevaciones de la sierra de Campell, continuación hacia el Sur de las del vecino término de Mequinenza. Los Tossals d'Almatret, en el límite con la Confluencia del Ebro y el Segre, son catalogados en el PEIN. La llanura ligeramente ondulada del centro del término es accidentada por relieves estrechos y alargados. Algunos valles afluentes del Ebro (Valle Major, torrente de Vaques) drenan el territorio. El sector más montañoso esta todavía poblado de bosques donde se había practicado el carboneo.

El único núcleo de población agrupada del término es el pueblo y centro del municipio de Almatret. Una carretera comunica el pueblo con Maials (donde enlaza con la C-45 de Maials a Fraga).

La etimología del topónimo ha sido discutida. Según Alcover Moll podría derivar del árabe al-matrad ("lugar donde se caza ") y Oliver Asín cree que Almatret (como Madrid) proviene del latín matrice, con evolución fonética mozarabe. Se cree que se trata de una palabra de origen ibérico arabizado (con evolución fonética mozarabe) y podría relacionarse con el topónimo Mata, que se menciona en la “Itracio” atribuida a Wamba como límite meridional de la diócesis de Lleida: mata es una palabra de raíz pre-latina que equivale a "bosque" , y el término es todavía hoy boscoso. En la carta de población de 1302 aparece, latinizada, la forma Almatret.

 

La población y la economía

 

El censo más antiguo es el del año 1553, que contabiliza 21 fuegos. Al inicio del siglo XVIII la población (almatretans) era muy escasa (71 h en 1718); aumentó hasta 337 habitantes en 1787, y sobre todo a lo largo del siglo XIX, cuando llegó a 1.293 habitantes en 1860 y 1390 en 1900. Desde entonces, la pérdida de población provocada por la emigración fue constante, especialmente en los tres últimos decenios del siglo XX: 1267 habitantes en 1930, 1203  en 1960, 821  en 1970, 619  en 1981, 553  en 1991, 473  en 2001 y 450 habitantes en 2005.

En este municipio las tierras cultivadas representan una cuarta parte de la extensió total.La agricultura es casi toda de secano. El almendro y el olivo son los cultivos que ocupan un mayor número de hectáreas de tierra cultivada, aunque tanto uno como otro se encuentran en regresión. Cabe mencionar el cultivo de cereales, especialmente de cebada, que ha tenido una cierta expansión en los últimos años del siglo XX. La tendencia general, sin embargo, es el abandono de las tierras de cultivo, con el consecuente aumento de la superficie de bosque y monte. Las partidas del término son los “Cloto”, los “Redons”, las Planes, los Escambrons ,los Masos, Aliàs, los Torms y Valldellenar.

En cuanto a la ganadería, es importante la cría de aves de corral, que aumentó mucho en las dos últimas décadas del siglo XX, y de ganado porcino. Hay que mencionar también la aparición de ganado vacuno en el municipio, tradicionalmente inexistente. Es común la caza de jabalíes y la pesca en el pantano de Riba-roja. En este lugar se pesca el siluro      (Silurus glanis), el pez más grande de las aguas continentales euroasiáticas y uno de los más grandes de las aguas dulces del mundo, el cual fue introducido en la Península Ibérica durante los años 1979-80 en el pantano de Mequinenza y se ha ido expandiendo por la cuenca baja del río llegando hasta el delta del Ebro. Este embalse constituye un atractivo por el paisaje, la práctica de deportes de aventura y la navegación.

La Cooperativa Agrícola de Almatret se dedica a la elaboración de aceite. Las minas de lignito del sector septentrional del término han sido explotadas de manera intermitente, y el año 2010, siendo propietaria la sociedad Carbonífera del Ebro, era la última mina carbonífera de Cataluña, tras el cierre de la de Seròs.

 

El pueblo de Almatret

 

El pueblo de Almatret se encuentra a 462 m de altitud, en el sector suroriental del término municipal. Se agrupa en torno a un eje con una plaza, a cada lado, donde desembocan las calles, paralela o perpendicularmente. La iglesia parroquial de Sant Miquel es de estilo barroco (primer tercio del siglo XVIII) y una de las más notables dentro de esta estética en el Segrià y les Garrigues: la portada está enmarcada por dos columnas de capiteles compuestos y el conjunto bellamente decorado, tanto pilares y molduras como la cúspide, formando una armoniosa unidad con el campanario. Se ha mantenido hasta nuestros días la Casa de los Marqueses de Aitona, aunque muy transformada (conserva en la fachada el escudo del linaje). Otros edificios interesantes que han perdurado son el Molino (con la fecha de 1728) y el pozo de la Villa (que ya consta en las ordenanzas de 1558) y que la tradición atribuye a los sarracenos (podría ser anterior, como el Pou Bo de Torregrossa). Cabe mencionar la ermita de Sant Joan, situada al lado del cementerio, de reciente construcción, pero que guarda el estilo de la antigua ermita que fue destruida.

En Almatret hay varias asociaciones deportivas, culturales y lúdicas; destacan, sin embargo, las dedicadas a la defensa de la naturaleza, que organizan tareas hacia la protección del entorno natural, principalmente la prevención de incendios.

La Fiesta Mayor de invierno de Almatret se celebra el 3 de febrero, en honor de San Blas y aprovecha esta fiesta mayor para hacer la fiesta de las Águedaa. La Fiesta Mayor de verano se celebra por Sant Miquel (29 de septiembre), en honor al patrón de la localidad, se celebra una procesión y una comida colectiva en la plaza Mayor. De todos modos, la fiesta más popular y con más poder de convocatoria es la del Agua, que conmemora la llegada al pueblo en 1962 del agua procedente del Ebro. Se celebra en fechas variables, que oscilan entre la Segunda Pascua (mayo) y San Juan (junio), y comienza la víspera, por la tarde, con juegos para niños, sardinada popular y fuegos artificiales. El domingo por la mañana se realiza un desfile de las carrozas que los diferentes grupos de la juventud del pueblo confeccionan; los motivos alegóricos suelen hacer referencia al origen de la celebración y temas de actualidad.

 

la historia

 

Las huellas más antiguas de los pobladores de estas tierras se encuentran en el yacimiento arqueológico de la Roca de la Sènia. Se trata de una roca arenosa cercana a unos campos cultivados en la orilla izquierda del pantano de Riba-roja, la cual tiene 1,40 m de altura, 1,80 m de anchura y 3,30 m de fondo. En un friso hay una inscripción que dice : coniagellietar; además, hay otros grabados, como cazoletas y cruces. En las cercanías hay referencias del hallazgo de cerámica romana imperial y de la existencia de cuevas, hoy cegadas, conocidas como "argenteres"; igualmente se ha documentado el hallazgo de tumbas. No es bien conocido y por lo tanto no se conoce la fecha precisa.

Situados ya en tiempos más cercanos hay que recordar que, pasada la primera generación de repobladores del Segrià, esta zona fue repoblada en una época más tardía para la casa de Moncada, bien que en 1184 el territorio pertenecía al conde de Urgel, su primer señor cristiano. El altiplano de Almatret (totum Planum vocatum Almatret) se encontraba todavía deshabitado al inicio del siglo XIV, pero se sabe por tradición, y así consta en la carta de población mencionada (1302), que en el barranco llamado del Aiguamoll, formado por tierra llana y frescal, fácilmente cultivable, existió el pueblo de Torredembiure (Ambiure en la carta), y también se menciona el poblado de Beirús o Berrús, los límites de Fayón y Ribarroja. El documento (21 de febrero de 1302) dice que Guillem d'Entença y su esposa Berenguela otorgan el término (antes del noble Guillem de Moncada, señor de Aitona y Seròs) a un grupo de 10 familias a fin de que lo cultiven hasta el Ebro, y los encarga  edificar una villa con murallas y balsa para recoger las aguas, todo ello con la anulación de las antiguas concesiones de Guillem de Montcada. La carta da una amplia y detallada regulación de relaciones señoriales, imposiciones, reservas, exenciones, costumbres, etc. que han perdurado en algún caso hasta tiempos modernos (de treinta panes se había de entregar uno y cada vecino tenía derecho a una porción de tierra para huerta). Los repobladores, que se regían por los Usos de Barcelona, edificaron una iglesia dedicada a Sant Miquel, además de la casa rectoral y el horno.

 

Almatret revierte de nuevo a los condes de Aitona y señores de Seròs y así, en 1558, Francisco de Moncada, como señor de Almatret, estableció unas ordenanzas de gobierno; entonces el pueblo se regía por un consejo, tres jurados y un alcalde que controlaban la panadería, la taberna, las tiendas, las bestias y los rebaños que entraban dentro de los rastrojos y barbechos, las mercancías de venta pública, las entradas y salidas de las murallas, etc. En las 88 ordenaciones hay numerosas medidas para reglamentar aguas, cultivos, ganado, limpieza de balsas y pozos, caminos, delincuentes, y aparece ya la explotación de carbón. Aunque añaden unas ordenanzas sobre los ganaderos (locales de la Vaquería o de la Dula) en 1562 (firmadas por el procurador general del condado de Aitona abogado Gaspar de Sorrall) y todavía se publican en 1607 y el 1619. La señoría del lugar se mantuvo en este linaje, integrado luego a la poderosa casa de los duques de Medinaceli.