ALPICAT



AJUNTAMENT D'ALPICAT


CARRETERA DE LLEIDA, 41   25110  ALPICAT


TEL.   973 736006


ajuntament@alpicat.cat





ALPICAT



Población: 6.058 h


Extensión: 15 km2

Coordenadas UTM: 2966 x 46158 y


Situación y presentación

 

Una parte del municipio de Alpicat, en el sector noroccidental de la comarca, se segregó en 1991 para constituir un municipio independiente con la denominación de Gimenells i el Pla de la Font. Limita con los términos de Lleida al SE, al S y al SW, con el enclave de Malpartit de Torrefarrera al NW y al N, con Rosselló al NE y con Torrefarrera al NE y E.

Este municipio está situado en el NW de la huerta segrianenca, en un terreno accidentado al N por colinas de la Cerdera (que continúan hacia Malpartit) y Gros, y es regado por las aguas del canal de Pinyana y las de la clamor de Cornicabra (que baja de la Cerdera). Entre las partidas cabe mencionar el Pla de Monzón, el Rec Nou, Escaló, los Rovinals, el Tossal Gros, la Cerdera, el Tossal de la Corona y la Coma.

El término comprende el pueblo de Alpicat, cabeza del municipio, y varias urbanizaciones que se han desarrollado en el Pla de Monzón (la Terraferma, el Hostal del Lluc, las Moreras, Rafael y el Rec Nou), y el Pla de la Cerdera (la Cerdera, Bonaire y Miranda), además de la de las Bruixes y la Terra Baixa.

Por el extremo SW del término pasa la carretera N-240 de Lleida a Huesca, justo donde se cruza con la autovía A-2, a la que tiene acceso en este punto. De esta carretera sale un ramal que va al centro municipal, de donde nacen varias pistas que comunican con núcleos próximos, como Torrefarrera, Rosselló, Almacelles o Lleida.


La población y la economía

 

Modernamente, la población ha aumentado considerablemente debido al desarrollo de los regadíos. Se produjo un gran salto en el siglo XVIII cuando pasó de los 34 h de 1718 a 333 h de 1787, incremento mantenido a lo largo del siglo XIX (1108 h en 1860), con algunos altibajos (974 h en 1900), por la crisis de la filoxera, y acelerado hasta la década de 1970, en el que inició una inflexión negativa: 1.669 h en 1936, 2631 horas en 1960, 3283 horas en 1970, 3112 horas en 1975 y 2 994 h en 1981. el censo de 1991, que aún contabiliza la población de Gimenells y el Pla de la Font, dió 3.777 h. A pesar de la segregación de este municipio, a lo largo de la década de 1990, se produjo un notable crecimiento de la población de Alpicat, que en 2001 tenía 4.237 habitantes, y en 2005, 4.984 h.

La agricultura (salvo algunas zonas con páramos y bosques de pinos) ocupa más de la mitad de la superficie municipal. El regadío predomina claramente sobre el secano. El cultivo principal son los frutales (perales, manzanos), y los cereales (cebada). En cuanto a la ganadería, debido a la segregación de Gimenells y el Pla de la Font, donde se situaban la mayoría de explotaciones ganaderas, se hizo patente una importante disminución del sector ganadero en el término durante los últimos años del siglo XX.

El municipio cuenta con varias cooperativas, entre las que destaca por antigüedad la Cooperativa del Campo de Alpicat, que se encarga de una buena parte de la comercialización agrícola.

Las actividades industriales son las derivadas de la comercialización de la fruta: las cámaras frigoríficas de fruta y la producción y la exportación de fruta. Una industria representativa es la fábrica de cerámica Palau (abierta en 1956). También hay otra industria del sector textil. Los últimos años del siglo XX se construyó un polígono industrial que obra expectativas para una expansión industrial y comercial del municipio.

El mercado semanal de Alpicat se celebra los lunes. Entre los meses de abril y mayo, en fecha variable, se celebra la feria Ecojardí, que expone flores, plantas y todo tipo de productos de jardinería. En cuanto a los sevicios sanitarios, el municipio dispone de un hospital privado. En cuanto a la enseñanza, la oferta básica se completa con la posibilidad de cursar estudios de bachillerato. El término, que alberga numerosas urbanizaciones, dispone también de alojamiento.


El pueblo de Alpicat

 

El pueblo de Alpicat o Vilanova de Alpicat se encuentra en el centro del término, a 264 m de altitud, dominado al NE por el Tossal Gros. El edificio más notable de la población es la iglesia parroquial de San Bartomeu, construida a finales del siglo XVII (fachada barroca, campanario octogonal, con el interior neoclásico) sobre una anterior, de la que procedía una imagen de Santa María (perdida en 1936), titular de una capilla instituida en 1525. la parte superior del templo fue reconstruida en 1989 con una cúpula de nueva estructura decorada con cerámica, imitando la destruida durante la guerra de 1936-39.

Entre las entidades culturales destaca la Sociedad Cultural Recreativa la Unió (1920), que lleva a cabo actividades culturales y lúdicas. La fiesta mayor se celebra el sábado más cercano a San Bartomeu (24 agosto). El fin de semana más próximo al 20 de enero se realiza la fiesta de San Sebastià y Sant Antoni, con la bendición de animales; y el fin de semana siguiente al 15 de mayo, la fiesta de Sant Isidre. El once de septiembre es tradiciónal hacer el acopio de la Cutxipanda, cuyo nombre hace referencia a un plato típico hecho a base de conejo, longaniza, caracoles, costilla de cerdo, pimiento, berenjena, tomate y cebolla; la noche se hacen fuegos artificiales. El primer domingo de marzo se produce la matanza del cerdo y en Semana Santa se celebran procesiones.


Otros lugares del término

 

El núcleo original de Alpicat se ha ensanchado en las zonas urbanizadas del Pla de Montsó y el Pla de la Cerdera, por lo que ha formado un continuo urbano casi ininterrumpido. La primera, a menos de medio km al S del núcleo urbano de Alpicat, está formada por las urbanizaciones del Hostal del Lluc, las Moreras, el Rec Nou, Rafael y la Terraferma. La segunda, a los pies de la carretera N-240 de Lleida a Huesca, está formada por las urbanizaciones de Bonaire, la Miranda y la Cerrdera. A mano derecha de la carretera, entre estas dos zonas, está la urbanización de las Bruixes, y entre ésta y el Pla de la Cerdera, la llamada Terra Baixa.

El yacimiento del Tossal de la Teuleria Vella, de la edad del bronce y principios de la del hierro, es una colina con la cima destruida y con un rellano al pie, rodeado por una acequia donde se encontraban varios molinos del tipo barquiforme y fragmentos de cerámica a mano: fondos planos, bordes biselados, decoración plástica de cordones, etc. Actualmente este yacimiento se encuentra destruido.


la historia

 

Alpicat fue hasta en 1147 una población islámica dentro del término de Lleida. A raíz de la conquista quedó en el territorio concedido al condado de Urgell. Ha persistido en el actual municipio de Lleida la partida de Alpicat, muy próxima al municipio de hoy, donde hubo la primitiva población sarracena, frente a las modernas balsas de Alpicat (1901-32), que hoy proveen de agua potable la urbe, ocupadas por el Parque del Alcalde Pons; no hace muchos años quedaban vestigios del castillo, del pueblo y del molino de Alpicat. Pero Ermengol VII de Urgel, hijo y heredero del conquistador de la zona Ermengol VI, junto con su esposa Dolça y en nombre del rey Alfons I el Cast, otorgó carta puebla (13 de noviembre de 1174) a una nueva población, dentro de la misma huerta de Lleida, un poco más arriba del desaparecido Alpicat, al pie del Tossal Gros (345 m), la cual el documento llama Castellblanc de Litera (la Litera abarcaba entonces la zona del Segre a Cinca). Los pobladores procedían de la Ribera de Sió y, más concretamente, de Castellblanc de Agramunt, y pronto los vecinos de Lleida llamaron la nueva población Vilanova de Alpicat, ya que no era fácil de hacer desaparecer de la toponimia un nombre tan arraigado.

Cuando la nueva población dejó de pertenecer a los condes de Urgell (1228) pasó a ser uno de los pueblos de contribución de Lleida, y bajo esta condición figura en la relación que hizo la Paeria el 1413, donde consta que Vilanova de Alpicat tenía 37 fuegos . En los censos del 1429 y posteriores, sus tierras son consideradas de cuarta calidad con relación a Fontanet y la Copa de Oro (producían cuatro cuarteras de trigo por dos de semilla, mientras que las mencionadas, producían quince por una de semilla) , pero entonces tenía aún más importancia el olivo y la vid. En 1382 se menciona el molino de la Creu de Alpicat. La contribución al impuesto de riego era equivalente a la de los arrabales inmediatos de Lleida, pero Vilanova de Alpicat tuvo litigios con la Paeria a lo largo del siglo XV por los regadíos o por censales y también por una convocatoria del "Princeps namque" (1481). Más adelante la población sufrió el azote del bandolerismo, y en 1589 un somatén del pueblo se enfrentó con la facción d' en Calvís, que entró en Vilanova y Montagut a mano armada y mató un tal Miguel Moiet (dos bandidos fueron reconocidos como vecinos del pueblo).

La población había alcanzado unos 40 fuegos a mediados del siglo XVII, pero la guerra dels Segadors comportó el despoblamiento del lugar (al igual que las Torres de Sanui, Almacelles, la Saida, Gimenells, Sucs, etc.), pero después de la contienda la vida se retomó y volvieron muchos vecinos. En 1697 juraron ante los concejales de Lleida los prohombres Montserrat Cellers y Pere Joan Soler y los manuales del Consejo General de la Paeria de 1796-00 registran la venta por parte de agricultores de la población de toros castrados en la carnicería de la ciudad, y se sabe por los protocolos del notario Monhereu (1700-03) que las tierras de Alpicat eran bien cultivadas de vid, árboles frutales y grano, y se mencionan cercados para guardar el ganado tanto en el pla de Lleida como la Cerdera, que en invierno ocupaban los rebaños procedentes de Andorra y del Valle de Arán.

Tras el desastre de la guerra de Sucesión (1707 Vilanova tenía sólo tres casas habitadas) el pueblo se fue rehaciendo y, a raíz de los decretos de Nueva Planta (1716), se independizó de la ciudad y se constituyó en ayuntamiento. Desde de 1794 formó parte de la Comunidad de Regantes del Segrià, controlada por la Junta de Cequiaje de Lleida.