Vista aerea de Torrebesses
Vista aerea de Torrebesses

TORREBESES



AYUNTAMIENTO DE TORREBESSES


C/ PORTAL, 3  25176  TORREBESSES


TEL.  973 126059


ajuntament@torrebesses.cat




Torrebesses

 

Población: 300 h

Extensión : 27 km2

Coordenadas UTM : 2991 x 45891 y

Municipio del Segrià .

Situación y presentación

Se encuentra situado en la parte SE de la comarca , dentro del sector que morfológicamente pertenece ya a las Garrigues, comarca con la que limita. Linda, por un lado, con los términos garriguenses de la Granadella (SE) y Granyena de les Garrigues (E), y por otro, con los segrianenses de Alcanó (N , Sarroca de Lleida ( NW ) y Llardecans (SW- S).

El término es drenado en el valle medio por el torrente de la  “Vall Major” (o torrente de Juncosa), que procede de la sierra de la Llena y desagua en el pantano de Utxesa, cerca del Segre y por las diversas rieras que en este municipio juntan sus aguas con las del torrente de la Vall Major (riera del Siscall, de las Torres).

El pueblo de Torrebesses es el único núcleo de población del municipio. Atraviesa el término en dirección SN la carretera C -12 de Amposta a Balaguer, que pasa a poniente del eje municipal. Casi paralela a ésta circula la N -230 procedente de Llardecans. Ambas carreteras son unidas por otra local que nace en el pueblo y a mediodía, por la antigua comarcal C -242, proveniente de Reus, la cual marca el límite SW municipal. Una pista en dirección este conduce a Granyena de les Garrigues .

La población y la economía

Los censos medievales cifran en 40 fuegos (1365) para esta población ( torredans ), los cuales habían bajado en 1381 a 19 fuegos. A mediados del siglo XVI, sin embargo, ya se contaban otra vez 60. Así pues, la población ha sido tradicionalmente escasa, aunque con un fuerte aumento en el siglo XIX. En efecto, en el siglo XVIII había pasado de 60 habitantes en 1718 a 422 habitantes en 1787, expansión que continuó hasta el máximo de 944 habitantes en 1860. Modernamente, la tendencia ha sido la pérdida de población. Había disminuido a 855 habitantes en 1900 y 758 habitantes en 1930, descenso que se aceleró durante las décadas de los años 1960 y 1970: 514 habitantes en 1960, 415 habitantes en 1970 y 382 habitantes en 1975. Los datos posteriores insisten en la pérdida de habitantes : 380  en 1981 , 359  en 1991, 317  en 2001 y 297 en 2005.

Los cultivos ocupan un poco más de la mitad de la superficie municipal y son casi todos de secano. El olivo, que produce un aceite muy apreciado, es el principal cultivo. El almendro es el segundo cultivo más representativo, aunque tras el aumento de la década de 1980 ha vuelto a sufrir un fuerte descenso en los últimos años del siglo XX. También hay hectáreas dedicadas a los cereales (cebada). En este municipio hay varias fincas que experimentan la viabilidad del cultivo de pistachos importados de EEUU (la variedad Kerman). El pistacho, que es muy resistente al frío, al calor y a los parásitos, sólo necesita un tratamiento de abono y fungicida al año y la recolección del fruto tampoco presenta ningún tipo de problema.

En cuanto a la ganadería, destaca la cría de aves de corral, de ganado vacuno, de ovino (ha aumentado bastante en los últimos años del siglo XX ) y de porcino. La Cooperativa del campo de Torrebesses comercializa los productos y funciona un molino de aceite con la Denominación de Origen Protegida les Garrigues. Integrada en el núcleo urbano, hay una empresa que produce maquinaria agrícola. En las afueras del pueblo también hay una fábrica de deshidratado de frutos secos. El mercado semanal se celebra el martes y el viernes.

 

El pueblo de Torrebesses

morfología urbana

 

El pueblo de Torrebesses está ubicado a 287 m de altitud, a la derecha de la Vall Major, en una ladera suave. Tiene un magnífico conjunto monumental formado por el castillo, la iglesia románica y algunas casas renacentistas y barrocos que constituyen la Vileta, nombre que, como en otros lugares del Segrià, define el núcleo antiguo, más elevado, o villa cerrada, que conserva todavía antiguos portales y la disposición típica de las calles.

El castillo palacio de Torrebesses, rodeado de muros de aparejo ciclópeo en la base, parece anterior a la dominación sarracena; mantiene una buena parte de la construcción románica y gótica (bóvedas de medio punto, arcos ojivales, ventanales gótico- renacentistas), mientras que la fachada, fechada en 1730, es de un barroco ya tardío. En la segunda planta se encuentra la capilla barroca de la Concepción, el antiguo oratorio de los cartujos. Modernamente, este gran edificio, construido con piedra almohadillada y con un importante número de estancias, es utilizado como granja de aves de corral.

La iglesia parroquial de Sant Salvador, situada en un extremo de la Vileta (el terreno que la rodea fue rebajado y se tuvo que construir una escalera para su acceso), es románica, de transición al gótico. En la fachada se encuentra el portal formado por tres arquivoltas, una de ellas con decoración propia de la escuela de Lleida, que descansan sobre capiteles con estilizaciones vegetales y columnas cilíndricas. Encima hay un estrecho ventanal y el campanario. Constituye un bello ejemplo del románico del siglo XII, como el ábside semicircular. El interior, con bóveda ojival y capillas laterales (algunas ya renacentistas). corresponde al período de transición (siglos XIII- XIV .

En la capilla de Sant Joan hay un conocido retablo gótico de la segunda mitad del siglo XIV, con escenas de la vida de San Juan Bautista. La autoría de este retablo, aunque ha sido atribuida a Jordi de Deu, es desconocida. Ahora bien, se opina que debe situarse en el marco de influencia de la llamada " Escuela de Lleida" , derivada del taller de Jaume Cascalls, aunque el retablo de Torrebesses se aleja de las fórmulas propias de esta escuela. Ha sido relacionado con el retablo de Santa Coloma de Queralt y es un ejemplo único de la comarca. La cruz gótica situada en la plaza de la Iglesia fue mutilada y sustituida por una de hierro. El original se puede encontrar en el museo local de Torrebesses.

Hacia 1890 se iniciaron en la parte baja del pueblo las obras para la construcción de un gran templo neogótico que debía sustituir el románico, pero se paralizaron cuando aún no se habían acabado las bóvedas y las columnas de la nave central.

Los centros más notables son la Casa Oró y la Casa Mussara, ambas de la época gótico- renacentista y en buen estado, tanto el exterior como la decoración interior, y sobre todo la Casa Gord, con dos cuerpos arquitectónicos bien definidos, el superior inmediato al arco de una calle encinada y cubierta, gótico- renacentista (siglo XVI), y el inferior, de majestuosa fachada barroca, con un portal del siglo XVIII, arcadas en la galería de la planta soberana y más reducidas en la superior. Esta última fue residencia de verano del linaje de los Gord, que vivían en la plaza de la Sal de Lleida, que se destacó en el siglo XVI (fueron farmacéuticos, maestros del Estudio de Lleida, escribanos y caballeros de San Jordi; Miquel Gord fue secretario de Felipe I de Castilla y un hijo suyo fraile cartujo, Bernat Gord, fallecido en 1645, fue historiador de su orden).

 

La cultura y el folclore

 

Cerca del Palacio Gord, desde 1983, en una calle típica, se ha instalado un interesante museo de objetos del hogar, de la agricultura y la menestralía local, con colecciones de cerámica, imaginería y documentos y hallazgos prehistóricos, conjunto repartido en tres plantas, bien clasificado y ordenado, que constituye uno de los mejores museos de la comarca, se trata del Museo Etnológico Local de Torrebesses.

Las fiestas mayores de este pueblo son por Sant Sebastián (20 de enero), se celebra el día del patrón y el sábado siguiente y por Sant Salvador (6 de agosto), se celebra la primera semana de agosto. La Fiesta Mayor de verano. se inicia con una sardinada colectiva para desayunar en la ermita de Sant Roc; como conclusión se realiza una cena de hermandad organizada por el ayuntamiento en la plaza de los Pagesos. Desde el año 1987, aproximadamente en febrero, ha ido arraigando la costumbre de celebrar conjuntamente el carnaval y la fiesta de las Águedas (las mujeres casadas) y las apolonias (las chicas solteras). La fiesta se inicia con una comida colectiva en la ermita de Sant Roc. Se efectua también un pasacalles por las calles del pueblo, en la que se recogen objetos para las casas con el fin de confeccionar canastas que se rifarán en el baile de la noche, y se pasea el “carnestoltes” (un muñeco que confecciona la juventud del pueblo con paja y ropas viejas). Por la tarde se hace el baile de las Águedas y Apolonias y por la noche, en la plaza de los Pagesos, también hay baile y una hoguera en la que se quema el “carnestoltes”. Los jubilados celebran su fiesta con una cena colectiva en la ermita de Sant Roc, el día 15 de agosto.

 

Otros lugares del término

 

A mediodía del pueblo, a 1 km escaso, está el santuario de Sant Roc, votivo, construido en 1768, de fachada sencilla y armoniosa e interior de una nave, con arcos apuntados que sostienen las vigas de madera. Muy cerca está la fuente de Sant Roc, el agua de la cual tenía fama de milagrosa.

En cuanto a los yacimientos arqueológicos, hay que hablar de los de Cantaovelles y del Valle del Oliver, ambos correspondientes a épocas que van del neolítico a la edad del bronce. El primero es situado unos 500 m al W del casco urbano de Torrebesses. junto al camino nuevo que de esta población en la carretera nacional de Tortosa a Francia. Los hallazgos arqueológicos aparecen en la ladera de la terraza que hay en el lado izquierdo de la Vall Major, en medio de los campos plantados de almendros y olivos; han encontrado numerosos fragmentos de sílex, sobre todo piezas de desecho de talla y hojas, además de fragmentos de cerámica a mano y molinos. El llamado yacimiento del Valle del Oliver está situado en un lugar equidistante de Granyena de les Garrigues y de Torrebesses (a 2,5 km), en el límite de ambos términos municipales y a pocos metros del camino viejo que comunica estas dos poblaciones . Los materiales se han recogido en la superficie, en medio de los bancales de almendros (piezas de sílex, un hacha de piedra, etc.).

Los yacimientos de la Cueva Fumada y del Tossal de la Mora corresponden a la edad del bronce y al inicio de la edad del hierro. El de la Cova Fumada es en una cueva que se encuentra 2 km al SE del casco urbano de Torrebesses, al pie del camino de Siscàs o de las Cuevas y el lado derecho del Valle de Siscàs. En esta cueva, que también fue habitada en época medieval (se han encontrado cerámicas de esta época), y en los cultivos de alrededor, han aparecido fragmentos de cerámica a mano y algunos materiales de sílex. Al lado izquierdo de la Vall Major está el yacimiento del Tossal de la Mora, unos 300 m al Oeste del casco urbano de Torrebesses y en el lado izquierdo de la carretera. Los materiales que se van recuperando aparecen en la vertiente Norte, donde también se observan restos de paredes; son básicamente fragmentos de cerámica a mano y piezas de sílex.

 

la historia

 

Las noticias documentales se inician los años de la conquista cristiana y la repoblación del territorio, que fue confiada (como la de Juneda, Sunyer y Torregrossa) a la casa de Cervera. Los templarios recibieron también honores y la señoría, que a la extinción de la orden (1317) regresó a la corona. Pedro III vendió en 1359 la jurisdicción de la Granadella, Granyena de les Garrigues y Torrebesses a Pere Moliner, ciudadano de Lleida, con la jurisdicción total (mero y mixto imperio) por 14.000 sueldos barceloneses (según consigna un documento del Archivo de la Corona de Aragón facilitado por Josep Jané, de Torrebesses), y consta en poder de dicho Moliner en el censo del 1365.

 

El 1394 Perot Moliner, por una permuta, cedió Torrebesses a Pedro Icard , también ciudadano de Lleida, como cambio del castillo y lugar de Vilafortuny. Su hijo Manuel Icard vendió Torrebesses (mediados del siglo XV) a Bernardo y Margarita Boixadors (1455 era de Margarita, ya viuda). En 1462, iniciada la guerra contra Juan II, este monarca se apoderó del pueblo, que cedió a su escudero Pedro de Lizarazo; su viuda, desde Zaragoza, vendió su dominio a la cartuja de Scala Dei por 450 florines de oro y esta venta fue confirmada por Carlos V en 1519. Torrebesses se mantuvo hasta el fin de los señoríos (1835) en poder de la cartuja, que reformó y conservó el magnífico castillo palacio.