Vista aerea de Bellpuig
Vista aerea de Bellpuig

BELLPUIG



AYUNTAMIENTO DE BELLPUIG


C/ HOMENATGE A LA VELLESA, 6   25250  BELLPUIG


TEL.  973 320408


www.bellpuig.cat


bellpuig.cultura@gencat.cat




Bellpuig

 

Población: 4.940 h

Extensión : 35 km2

Coordenadas UTM : 3345 x 46103 y

 

 

Situación y presentación

 

Se extiende por el ámbito de poniente, en la llanura regada por el canal de Urgell dentro de la comarca de l’Urgell. Limita con los municipios de Barbens (N), Ivars d'Urgell, Castellnou de Seana y Vilanova de Bellpuig (W), pertenecientes a la comarca del Pla d'Urgell, Belianes (S) y Anglesola, Preixana y Vilagrassa (E), con los que forma una unidad estructural dentro de l’Urgell.

El territorio es ligeramente ondulado e inclinado hacia poniente siguiendo la suave pendiente de todo el llano hacia el Segre. El suelo es terciario, de rocas sedimentarias arcillosas, al descubierto en las laderas de las colinas y los cortes de márgenes. Varias rieras surcan el término, las cuales, en la zona regada, drenan las aguas procedentes del canal de Urgell. La más importante es el arroyo del Corb o de Sant Juliá, coocido como el Reguer, que pasa por el S dela villa y que ya antes de iniciar el canal llevaba agua casi constante; cerca del término de Castellnou recibe por la izquierda el arroyo de Comellars y más allá desagua en el Río Corb cerca de Golmés. El lecho seco del Río Corb transcurre en el término por la parte de mediodía dela villa y , al N , la riera de la Coma (que nace en Montperler) pasa cerca de Seana para morir en la zona endorreica de Vila- sana, antes del Clot del Conill.

Las laderas de los arroyos de la Coma y del Corb están separados por la faja de colinas llamada enfáticamente la sierra del Coscollar y al S de la villa una partida es llamada Serra Mitjana pesar de que la curva de nivel máxima coincide con el trazado del canal. El canal de Urgell atraviesa el término por el lado de mediodía y señala la frontera entre el secano y el regadío.

El término comprende la villa de Bellpuig, cabeza de municipio, y el arrabal de Seana. Una red radial de antiguos caminos convertidos en carreteras comunica Bellpuig con los pueblos vecinos. Atraviesa el término de este a oeste la autovía A-2, de Barcelona a Lleida y Madrid. Paralelamente a esta discurre la vía del ferrocarril Barcelona-Lleida, que tiene estación en este municipio.

 

La población y la economía

 

La población ( bellputxencs) se duplicó entre los siglos XVI y XVIII (91 fuegos en 1553, unas 410 personas, 470 h en 1718 y 1090 en 1787). Desde la construcción del canal de Urgell la comarca fue capaz de dar trabajo a muchos jornaleros procedentes de la Segarra, Solsonès y el Segre Medio, que al fin se quedaron (así, los 1.684 h de 1860 habían pasado a 2.374 en 1900). La primera mitad del siglo XX conoció una corriente emigratoria hacia Barcelona hasta terminada la guerra civil de 1936-39, pero los censos fueron aumentando (2709 h en 1920 y 3100 en 1936). Después se estabilizó hasta los años sesenta. Entonces, con la recuperación económica y la mecanización del campo, muchos jóvenes partieron de nuevo hacia la gran ciudad, pero el fenómeno (no tan espectacular como en los pueblos pequeños) se vio compensado por inmigración de dentro y de fuera de Catalunya, que eraya un hecho desde los primeros decenios del siglo hasta los años setenta (3137 h en 1950, 3558 en 1970). Con estas compensaciones, el crecimiento de los últimos años del siglo XX fue continuado (3684 h en 1981, 3916 1991 y 4110 2001). En 2005 se llegó a 4.376 habitantes.

La economía ha estado siempre basada en la tierra; primero fue una agricultura de subsistència limitada por la ausencia de un mercado importante y la escasa circulación monetaria. A lo largo de la primera mitad del siglo XX aumentó el nivel de vida con la diversificación económica dirigida sobre todo hacia la transformación de productos del campo. Desde mediados del siglo, con altibajos, se afirmó el sector industrial y posteriormente surgió con más fuerza el sector de servicios, especialmente el comercio.

La agricultura de Bellpuig, de carácter extensivo, en conjunto tiene un alto rendimiento por la calidad de la tierra y la mecanización del campo. Para mejorar el rendimiento de los regadíos se construyeron por todo el término, formando parte de la red de acequias, depòsito (pantanos) que acumulan el agua por la noche para no tener que regar fuera de las hores de sol. Los cultivos más importantes son los cereales (cebada, maíz, trigo), los forrajes (alfalfa), la fruta dulce (manzanos), frutos secos (almendros) y los olivos. Entre los cereales de riego destaca el maíz y entre los de secano, la cebada. Se destaca la Cooperativa del Campo (1943). La ganadería es otro puntal del sector primario. El régimen principal es la estabulación de ganado en granjas por cuenta ajena, generalmente grandes cooperativas, sobre todo en el caso de la avicultura. También cabe mencionar la cría de ganado porcino.

La industria surgida en el siglo XX se basó inicialmente en la transformación de los productos agrícolas; molinos de aceite, de pienso, harineras, destilerías de alcohol, fábricas de confites y dulces, de sulfuros, de galletas y de pasta de sopa. Los cerros arcillosos favorecieron la instalación de cuatro tejares. Desde la década de 1960 hubo una tendencia notable a la concentración, a la ampliación de empresas y a la aparición de factorías de gran producción. Entre estas destacaban las plantas industriales de pre- fabricados para la construcción, vigas y tubos de hormigón. A raíz de la primera crisis del petróleo, en 1973, algunas de estas industrias desaparecieron. La reactivación de la segunda mitad de la década de 1980 se notó ciertamente en una población como ésta, sobre todo porque goza de buenas vías de comunicación y por la situación en un eje de fuerta industrialización, como es la autovía A-2.

Modernamente, en el tejido industrial del término destacan las fábricas de dulces Viuda Pifarre e Industrias Sol, las tejares y las ladrilleras, la cantera extractora de arena y grava, la fundición de aluminio, la industria de derivados del cerdo, las cerrajerías, la harinera, una empresa de plásticos y una de semillas.

Se celébrale mercado semanal en la villa todos los martes. Pero uno de los máximos exponentes del sector comercial fue la creación en 1969 de la Lonja Avícola y Ganadera. La Lonja abarcaba inicialmente las comarcas de Ponent, y actualmente abarca todas las comarcas de Catalunya y parte de Aragón. La Lonja establece los precios orientadores y oficiales con los que se puedan regir las operaciones propias de los diferentes sectores. Las sesiones de lonja se realizan sin muestra efectiva del género y con la concurrencia en mesas redondas de los representantes de los diferentes apartados que intervienen en la producción, la manipulación y la comercialización en las actividades avícola y ganadera. La iniciativa de su creación partió de diferentes comerciantes del ramo, que promovieron ante el ayuntamiento de la villa la creación de la Junta de Fomento de Mercados y constituyeron la comisión de Ferias y Mercados a fin de dar protección institucional a las actividades de lonja. El primer día de reunión fue el 14 de julio de 1969 en el Hostal Bellpuig. En mayo de 1971 se formó oficialmente la nueva tabla de cotización del subsector de los huevos. En diciembre del mismo año la lonja quedó inscrita en el Registro Especial de Mercados de Origen del Ministerio de Agricultura. En el año 1981 la Comisión Gestora de la Lonja acordó crear una nueva tabla de cotización: la del sector del conejo. En 1985 quedaron aprobados unos nuevos estatutos condicionados a la regulación establecida en los mercados de origen por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca. Finalmente, en 1988 el ayuntamiento de Bellpuig, que desde un principio había adoptado la lonja como organismo municipal, creó el Patronato Municipal de Tutela y Promoción de la Lonja. Hoy las sesiones siguen haciéndose en el mismo lugar, los martes de cada semana.

Las sesiones se realizan semanalmente en el Edificio de la Lonja y los miembros de cada sector, representantes de todos los procesos de la actividad, se reúnen en mesas de sector, con un moderador ajeno a los procesos mencionados y bajo un reglamento propio de la Lonja. Los componentes de las mesas de sector forman un comité consultivo de cada sector, que valora la situación de mercado y establece unos precios por acuerdo mayoritario, después dela correspondiente votación. Si no existe este acuerdo, es el presidente de mesa que fija los precios con absoluta imparcialidad. Los precios obtenidos rigen por toda el área de influencia durante la semana y son orientativos para el resto del estado.

En cuanto a servicios sanitarios, el término dispone de un centro de asistencia primaria (CAP). En cuanto a la enseñanza, la oferta básica se completa con la posibilidad de cursar estudios de bachillerato y ciclos formativos. Hay que mencionar también la Escuela Municipal de Música de Bellpuig.

La presencia del circuito permanente de motocross de Montperler, en la partida de Coscollar y la posibilidad de practicar deportes aéreos (ala delta y parapente) son factores que atraen a un buen número de visitantes.

 

La villa de Bellpuig

estructura urbana

 

La villa de Bellpuig (4214 h en 2005) se alza a 308 m de altitud, en el sector central del término, en el extremo occidental de la sierra del Coscollar, que forma aquí una bifurcación y ha definido tradicionalmente el aspecto cerro del paisaje urbano. En el cerro más alto, donde ahora se alza el castillo, se formó desde el siglo XI el núcleo primitivo, al abrigo de una fortificación que formaba parte del conjunto defensivo fronterizo que defendía estas tierras de las acometidas de los árabes, fortaleza en que se convirtió el castillo central de la baronía de Bellpuig. Este se construyó ya en el siglo XII y a su alrededor un grupo de casas formaron una “vila clossa” que aprovechaban los muros exteriores como defensa y protección; se entraba en el recinto por varios portales.

En el siglo XIII la población había aumentado sensiblemente y el espacio primitivo era insuficiente. La ampliación del recinto cerrado parece que fue obra del siglo XIV y llegaba hasta el N de las casas de la plaza de Sant Roc, que aún mantienen la curvatura defensiva característica, y se hicieron nuevas casas fuera del recinto formando una nueva avenida. A lo largo del siglo XVI, cuando la villa conoció una de sus etapas más prósperas, el crecimiento se convirtió en espectacular; se construyó la iglesia parroquial en una colina inmediata a la muralla, la casa de los consejeros, el hospital de Sant Josep y la capilla de Sant Roc (en la plaza de este nombre), y el monasterio franciscano (por iniciativa de los Cardona), donde se • instaló el mausoleo. También por iniciativa de los duques se ensanchó de nuevo el recinto y se hicieron avanzar las murallas hasta la calle de Ramón y Cajal, llamado todavía popularmente de Foramur. Daban acceso a la villa cuatro portales: el de Lleida, el de la Font (el camino de Belianes y del monasterio de Sant Bartomeu), el de Verdú y el de Sant Antoni (camino de Tàrrega), los cuales fueron derribados en el siglo XIX excepto el de Lleida, que lo fue en el siglo XX; cada uno tenía una capilla.

Ya en los siglos XVIII y XIX el pueblo adoptó la configuración actual: las murallas fueron derribadas poco a poco y se abrieron nuevas calles: el de las Boniques, el de las Fermoses, el de Sant Josep , el de las Eres, el de la Bassa y el Raval de Preixana. El siglo XX ha visto surgir el barrio de la Estación del Ferrocarril, a 1 km de la población. El largo camino que conducía a la estación es la gran avenida de Catalunya , eje de un importante ensanche. Paralelamente a la línea férrea discurre la autovía A-2. Otros sectores que han crecido en los últimos años del siglo XX son el llamado Poble Sec, al este, y el de la antigua carretera de Barbens, hoy avenida de Urgell, con el instituto de bachillerato como edificio emblemático a poniente. La plaza de Ramon Folc, llamada popularmente el Parque, al NWde la villa, fue urbanizada durante la década de 1970, aprovechando los árboles plantados en los años treinta, y en 1972 se erigió un monumento a la sardana porqué ese año la población fue proclamada “Ciutat Pubilla de la Sardana.

El centro de la villa lo ocupa la plaza de Sant Roc, parcialmente porticada. Siguiendo por la calle del Castell se llega a la plaza del Castell, bien urbanizada, al pie de lo que queda del'antiga fortaleza. El castillo de Bellpuig, mencionado ya en 1079, fue acondicionado en el siglo XII como residencia permanente de los barones de Bellpuig; fue renovado a finales de la guerra contra Joan II (1472) y se iniciaron obras de fortificación en la guerra de Sucesión (1708). Queda hoy el cuerpo bajo de fábrica de grandes sillares escuadrados, coronados por ventanales grandes y pequeños, de estilo alterno irregular, con reja y flor de lis de forja. Sobre las grandes y pesadas bóvedas de piedra de este cuerpo bajo los años cincuenta construyeron las escuelas públicas.

En el borde del antiguo portal de Sant Antoni estaba el pozo de hielo y, en el lado izquierdo de la llamada calle del Pou, en su tramo porticado, está la antigua Casa de los Consejeros (iniciada en 1581) con una puerta renacentista (el dintel tiene una inscripción alusiva). Cerca de este lugar y apoyando con la actual casa de la villa está la gran escalinata de finales del siglo XVIII que lleva a la iglesia parroquial, hecha para salvar el desnivel de la colina de Montessor, dividida en tramos por muros de piedra a la derecha y a la izquierda alternativamente.

La iglesia parroquial de Sant Nicolau (segunda mitad del siglo XVI) tiene una nave única, capillas laterales comunicadas, bóveda de crucería compuesta y campanario de torre poligonal de seis caras; los arcos torales y formeros son de medio punto y los contrafuertes quedan disimulados por las capillas laterales. La portada, renacentista, tiene los elementos dispuestos a la manera del famoso mausoleo de Ramon Folc de Cardona-Anglesola, y fue realizada por Giovanni-Merliano da Nola en Italia. El mausoleo fue trasladado a su interior en 1841, cuando la desamortización había hecho abandonar el convento de Sant Bartomeu. Su estructura general (10,90 por 5,50 m) es la de un arco de triunfo clásico, en la que se simboliza la victoria humana sobre la muerte a partir de la fama alcanzada (en este caso) por las facetas de la personalidad del Cardona ( hombre de mar, capitán vencedor y cristiano). La base representa la toma de la base islámica de Mers-el-Kébir y a ambos lados hay inscripciones en latín de amor y fidelidad de la esposa (tiene interés la perspectiva aérea de los barcos en orden de batalla en la bahía). El primer nivel es centrado por el sarcófago con la estatua yacente del duque y está adornado con elementos simbólicos de la fase humana y temporal del héroe; los atlantes y cariátides representan la pobreza y la riqueza, el dolor y la reflexión, la vida y la muerte, mientras que los fustes de las columnas adosadas están llenos de trofeos. El segundo nivel representa la gloria alcanzada por el guerrero; el tímpano, bajo el arco solio, hay una representación de la Piedad, y, en las enjutas, los símbolos del buen gobierno y de la religiosidad. El escudo de armas preside la clave del arco. El friso superior representa la última batalla importante del duque, la librada contra Venecia, que había traicionado la Liga Santa. El ático, con la Madonna y los ángeles, da a todo el conjunto el sentido de la gloria cristiana. La calidad de los elementos figurativos y ornamentales que están superpuestos a los elementos de definición arquitectónica hacen que este conjunto sea una de las mejores obras renacentistas existentes en Catalunya.

En 1969, al efectuar obras para la calefacción de la parroquia, se descubrió un silo subterráneo con platos de cerámica antiguos, algunas casullas y piezas litúrgicas de ropa, pequeños crucifijos y un diario de 1915. El hallazgo no fue valorada hasta 1972, cuando se reabrió el silo, y actualmente en la casa de la villa una muestra de cerámica esperando la organización de un museo local. Estos platos, catalanes y aragoneses, de los siglos XVI- XIX, responden a la costumbre de no usar o tirar los platos utilizados en las casas para la unción de los enfermos (se consideraban algo sagrado que había que no profanar) .

El convento de Sant Bartomeu, de franciscanos, es uno de los monumentos arquitectónicos más importantes de Bellpuig y se levanta en las afueras de la villa, en dirección a mediodía junto a la carretera que conduce a Belianes.

 

La cultura y el folclore

 

La vida cultural y social de la villa está dinamizada por diversas entidades y asociaciones de tipo cultural y deportivo. Entre los actos deportivos realizados cabe destacar el Campeonato de Cataluña de 80 cc, el Campeonato de España de 250 cc , el Campeonato del Mundo de 125 cc, el Campeonato de Autonomías, y el Mundial de World Cup-Trial de Campions. Todos tienen lugar en el circuito de motocross de Montperler.

En cuanto a los equipamientos culturales, se dispone del Archivo Municipal de Bellpuig, que contiene documentos de los siglos XIV-XX.

Bellpuig celebra un buen número de fiestas y de actividades a lo largo del año, entre las que destaca la fiesta de la Virgen dels Dolors, la antevíspera del Domingo de Ramos, que se desarrolla con un protocolo estricto, reliquia de antiguas celebraciones religiosas hoy perdidas. Los ejes centrales de la Fiesta dels Dolors son: la misa concelebrada, la Función en honor a la virgen (rosario y canto de los gozos) y la Magna Procesión Penitencial. Otras fiestas son la de Sant Isidre (15 de mayo), Sant Joan (23de junio) y Sant Antoni de la Sitja (18 de febrero). La Fiesta Mayor de Bellpuig se celebra el segundo fin de semana de septiembre; es la fiesta del Sant Crist de Bormio debido a que la antigua imagen procedía de esta localidad lombarda. El 15 de abril se celebra una cantada de “caramelles”. En Navidad se escenifican los tradicionales “Pastorets”. Desde 1988, en noviembre , se celebra la Semana Agraria, ciclo de conferencias sobre agricultura. Desde 1991 se otorga el Premio Valeri Serra, el sábado anterior al Sábado Santo, que convoca a los estudiosos de la cultura popular, en homenaje al folclorista Valeri Serra i Boldú (1875-1938).

 

Otros lugares del término

 

El municipio comprende el antiguo término y actual barrio de Seana y los restos de época romana halladas cerca de la masía de Can Simó, justo en el lugar donde se encontraba el antiguo pueblo de Seana.

 

la historia

 

La evolución histórica del término se inició con la cesión por parte de los condes de Barcelona (ya antes del 1079) de un amplio territorio al oeste de Tàrrega, pero la baronía de Bellpuig no se configura hasta el 1139, cuando su descendiente Berenguer Arnau vio confirmada la anterior donación y concretada su jurisdicción como titular de una baronía que debía comprender los puestos de Bellpuig, Sant Martí de Riucorb, Vilanova de Bellpuig, Seana, Castellnou de Seana, Golmés y las cuadras de Montperler y los Eixaders; aún en el siglo XV se agregaron Vila- sana, Linyola, la Cendrosa y los castillos o partidas de Bellestar y Almassor (los términos actuales de Penelles y de Ivars d' Urgell). Los Anglesola fueron importantes señores en la región (el mismo Berenguer Arnau era ya señor de Verdú) y sus dominios se incrementaron por su valiosa participación en la conquista definitiva de la Catalunya Nova. Las pretensiones de los señores de Bellpuig sobre pueblos del condado de Urgell tuvieron amenazas de excomunión desde Roma, pero posteriormente intervinieron (Guillem I d’Anglesola) en la creación de la Encomienda Templaria de Barbens (1161) y en 1224 Guillem (II) y Sibila de Cardona fundaron el Priorato de Sant Nicolau en el término de Fondarella.

En 1386, al morir Ramón de Anglesola, señor de Bellpuig y vizconde de Vilamar, sin descendencia, heredó la baronía su hermana Beatriu, viuda de Hug (I) vizconde de Cardona y madre de Hug (II) deCardona-Anglesola, primero conde de Cardona y Barón de Bellpuig. Desde entonces, con uno de sus hijos, Hug  (III), una rama de los Cardona , apellidados Cardona-Anglesola, fue titular de la baronía. Uno de los miembros más destacados de este linaje fue Ramon Folc (III) de Cardona-Anglesola y Requesens, nacido en 1467 en Bellpuig, que desde pequeño gobernó sus dominios y al servicio, como militar de Fernando II realizó victoriosas campañas en el N de África y en Italia; fue virrey de Sicilia (1507) y de Nápoles (1509) y como Capitán General de la Santa Liga (1511) se convirtió en un árbitro de la política italiana. Muerto en Nápoles en 1522 (ya duque de Somma desde el 1502 y conde de Palamós por matrimonio), su viuda Isabel de Requesens encomendó una sepultura digna a Giovanni Merliano da Nola, en el más puro estilo renacentista, en mármol de Carrara, que después fue llevada (por piezas y por mar y tierra) a Bellpuig, donde el cuerpo del Cardona fue inhumado en 1531 (inicialmente en el convento franciscano de Sant Bartomeu y después en la Iglesia Parroquial).

 

El hijo del anterior, Fernando de Cardona-Anglesola y de Requesens, fue almirante de Nápoles y se casó con Beatriz Fernández de Córdoba-Figueroa, nieta del Gran Capitán . Su vida transcurrió entre Barcelona (donde ejercieron un importante mecenazgo cultural) e Italia, con breves estancias en Bellpuig . Su hijo Antoni fue, además de los títulos recibidos, el primer duque de Sessa, título que siempre utilizaron desde entonces los señores de Bellpuig. Sus descendientes se apellidan (por alianza) Cardona- Fernández deCórdoba y tuvieron importantes funciones políticas ( Francisco fue lugarteniente general de Catalunya en 1669-73) y continuaron emparentando con la alta nobleza castellana. Desde el siglo XVI sus moradas en la villa escasean y desde el XVII vivieron prácticamente a la corte de Castilla. El título pasó a Ossorio de Moscoso , duque de Altamira (1768) y la señoría se mantuvo hasta el fin del Antiguo Régimen.