Vista aerea de Ciutadilla
Vista aerea de Ciutadilla

CIUTADILLA



AYUNTAMIENTO DE CIUTADILLA


PLAÇA MAJOR, 1   25341  CIUTADILLA


TEL.  973 303010


www.ciutadilla.cat


ajuntament@ciutadilla.cat



 

Ciutadilla

 

Población: 226 h

Extensión : 17 km2

Coordenadas UTM : 3450 x 46029 y

 

Situación y presentación

 

Es un municipio de forma alargada y sensiblemente rectangular, situado en el valle medio del Río Corb, en la zona de transición con la Segarra. Limita al N con el municipio de Verdú, en el E con Guimerà, desde el Río Corb hasta la partida de Relat, y después con Passanant (Tarragona); el W limita con Nalec y al S con Vallbona de les Monges. La riera de Boixerons, que desde Relat va bajando de los 700 a los 500 m hasta encontrar el río, sigue una dirección SE -NW. El Río Corb atraviesa el término de E a W en la parte N, no muy lejos del cruce de las carreteras y del collado de la Portella. La situación de Ciutadilla ha hecho decir que es "el centinela del valle", y ello porque sobre la linde entre el torrente de Boixerons y el Río Corb se alza con figura esbelta y noble su castillo.

El pueblo y centro administrativo de Ciutadilla es el único núcleo de población agrupada del municipio. Atraviesa el extremo occidental del término la carretera C-14 de Tarragona a la Seu d’Urgell. Una carretera local comunica el pueblo con Passanant y Sarral. La carretera de Vallfogona a Maldà cruza el municipio paralela al Río Corb.

 

La población y la economía

 

En el siglo XIV (1380) Ciutadilla tenía 96 fuegos que bajaron a 45 en 1497, y sólo tenía 54 en 1553. A comienzos del siglo XVIII, Ciutadilla tenía 259 habitantes, que en 1787 pasaron a 585 habitantes, aumento paralelo al que hubo en el resto de pueblos del valle del río Corb. En el primer tercio del siglo XIX, el número de habitantes disminuyó con 331 h en 1830, pero pronto comenzó a crecer de nuevo y en 1845 tenía ya 549;  en 1887 había alcanzado 872, la cifra más alta registrada. Durante el siglo XX la merma fue constante; así, de 713 h en 1900 se bajó a 658 h 1930, y 458 h en 1960, 309 h en 1970, 289 h en 1981, 230 en 1991 y 215 h en 200 . Con el cambio de siglo, pero, la tendencia se invirtió y en 2005 había 235 habitantes.

Las actividades agrarias constituyen la base económica del término. Hay una pequeña extensión de regadío localizada en la ribera del Río Corb, la cual se dedica residualmente a la huerta y un poco de cereal. La mayoría de los cultivos del término , sin embargo, son de secano, y se producen básicamente cereales (cebada), olivos y, en menor proporción, viñas y almendros. Las granjas de cerdos y de aves sirven de complemento para la agricultura.

 

El pueblo de Ciutadilla

 

El pueblo de Ciutadilla está situado en la orilla izquierda del Río Corb, a 515 m de altitud, en la parte alta de la sierra, bajo los restos del castillo y dominando el valle del río Corb y del arroyo de Boixerons; todo él es un ancho mirador del Urgell y la Segarra.

En el pueblo hay algunas casas de noble construcción y calles con desnivel bien pavimentadas. Como otros pueblos de estos contornos, muchas casas han sido destinadas a segunda residencia. La repoblación se inició alrededor de la torre del castillo y creció de arriba abajo.

El monumento que más se destaca de Ciutadilla es la mole del castillo, una antigua fortaleza medieval que en el siglo XVI fue transformada en palacio renacentista. En 1390 era señor Gispert de Guimerà y sus descendientes llevaron a cabo la reconstrucción como llegó a principios del siglo XIX. En efecto, dispuestos en diferentes niveles en la cima de una colina al lado de la villa, el castillo, a pesar de haber sido profundamente reformado en el siglo XVI, mantuvo en el exterior la originaria estructura de fortaleza y buena parte de sus adornos y ámbitos interiores responden a construcciones medievales. El patio interior tiene forma trapezoidal y tenía a la banda N una gran escalera con galería superior y columnata. Sobre la galería había una gran sala con una suntuosa decoración. A la derecha del portal de entrada se levanta una magnífica torre cuadrangular, la maestra, de siete plantas, con matacán y ventanal renacentista en las superiores, que aún hoy en día son exponente, con los restos que quedan en pie, lo que fue en otro tiempo este magnífico castillo. Siguiendo las diversas partes derribadas se pueden observar elementos románicos y góticos que hacen pensar en una larga perduración desde el siglo XII hasta la reconstrucción del siglo XVI y que subsistió hasta 1835. Empezó a derribar una parte del edificio el 1908.

Al pie del castillo y en la parte más alta del pueblo se encuentra la iglesia parroquial de Sant Miquel, de estilo gótico. Es de una sola nave con bóveda de crucería, sin ábside y rodeada por una cornisa con canecillos esculpidos.

La Fiesta Mayor de verano se celebra por Sant Roc, el segundo fin de semana de agosto; entre los actos se celebra una procesión a la ermita del mismo santo, y la de invierno se celebra por Sant Miquel (29 de septiembre), en honor del patrón. En Semana Santa, el Viernes Santo es tradicional efectuar un viacrucis en la ermita de Sant Roc. El sábado de Gloria se hace la fiesta de les Coques, en la que se subastan tortas y monas para recaudar beneficios para la ermita. Por el Lunes de Pascua, después de haber ido en procesión al santuario de la Bovera (del municipio de Guimerà), se va en romería a la ermita de Sant Roc. Desde 2002 se celebra el Encuentro de Grupos de Recreación Medieval.

Otros lugares del término

 

El municipio comprende la ermita de Sant Roc, los vestigios del Roser y una quincena de lugares donde se han documentado restos arqueológicos pertenecientes a diversos períodos culturales, que van desde posibles restos de sepulcros de fosa en el arroyo de Boixerons a una villa romana los Obacs. Cabe mencionar por su importancia el fragmento de cerámica ática de figuras negras que ha dado nueva luz al comercio griego en las tierras de poniente y que se localizó en un llano situado cerca del castillo de Ciutadilla. También hay que mencionar los materiales de sílex encontrados en las partidas del Tossal de Emprius, de Salmorany, de las Devesess, los Perellons y del Coll de la Portella.

De restos ibéricos, encontrados en el llano del Castillo, hay de documentadas en las Devesass , con abundante cerámica no muy lejos de la tejería, donde hasta hace poco existía un horno de cerámica que trabajaba la arcilla de los alrededores. En la orilla derecha del río y en el mismo valle se han localizado restos de época romana en los Obacs, donde se encontró un reloj de sol romano, hecho con piedra del país; también hay materiales romanos en la partida de Sant Roc.

 

la historia

 

Como otros pueblos de estas tierras, la población se inició alrededor de la torre-castillo y creció de arriba abajo  como Guimerà, Rocafort y otros. El castillo de Ciutadilla es ya mencionado en 1165, en el testamento de Bernat de Oluja, señor de Ciutadilla y feudatario de Guillem de Cervera, el cual , encontrándose mortalmente herido, hizo una deja de sus señorios a Santa María de Ciutadilla, con el objeto de que en todo momento un clérigo pudiera residir y servir a Dios; en el testamento se llama también el castro de Ciutadilla. En el siglo XIII se conocen pleitos entre los hombres del castillo de Ciutadilla y los del vecino castillo de Nalec, sobre las aguas del Río Corb hacia los años 1265-80. En la Corte de Barcelona y Girona de 1358 se hace alusión a Gispert de Guimerà como señor de Ciutadilla.

El dominio de Ciutadilla siempre fue de los Guimerà hasta la fusión de esta familia con el linaje de los Meca, varones de Castellar del Vallés, a finales del siglo XVII. En la guerra de la Generalitat contra el rey Joan II, el once de octubre de 1462 Guerau de Guimerà, señor de Ciutadilla, fue declarado enemigo del Principado y dada la orden que le fueran confiscados los bienes, que 10 años después ya se le habían devuelto.

El siglo XVI fue la época dorada de Ciutadilla, tanto para la reconstrucción del castillo, un palacio residencial, como por la edificación del convento del Roser, por parte de los Guimerà. En el siglo XVII, Ramón de Guimerà se significó como exponente del partido catalán durante la guerra dels Segadors y en septiembre de 1640 fue nombrado plenipotenciario de la Diputación del General para concertar con Francia una ayuda militar.

En 1702, José de Meca- Caçador y de Cartellà, varón de Castellar, fue nombrado marqués de Ciutadilla por haber adquirido el dominio de Ciutadilla por parte de su mujer Isabel de Cardona-Rocabertí y de Guimerà, baronesa de Sant Mori, título que con posterioridad le reconoció el rey-archiduque Carlos III. El título de marqués de Ciutadilla 1788 pasó a Cortés de Andrade, en 1824 a los marqueses de Sentmenat y, finalmente, en 1971 los Sagnier.

 

Entre sus antiguos señores cabe destacar, por la incidencia que tuvieron en las letras catalanas medievales, Isabel de Relat, hija de Berenguer de Relat tesorero de la reina Leonor de Sicilia, esposa de Pere el Ceremonios, que se casó con Gispert de Guimerà, señor de Ciutadilla en 1372. conoció Bernat Metge, que desde 1371 ocupaba el cargo de ayudante de registro en el Palacio Real Menor de Barcelona, y éste le dedicó en 1388, después de pasar muchas penas, la traducción de Griselda, obra latina de Petrarca: "En la muy honorable e honesta señora dueña Isabel de Guimerà .".