Vista aerea de Verdú
Vista aerea de Verdú

VERDÚ



AYUNTAMIENTO DE VERDÚ


PLAÇA MAJOR, 1    25340  VERDÚ


TEL.  973 347007


www.verdu.cat


ajuntament@verdu.cat



Verdú


Población: 1.025 h

Extensión : 36 km2
Coordenadas UTM : 3454 x 46085 y

Situación y presentación


Extendido al S de Tàrrega, limita con la comarca de la Segarra, con la que se relaciona históricamente a pesar de su inclusión en el Urgell en la división territorial de 1936. El municipio linda al N con las tierras deTàrrega y Vilagrassa, al E con Granyena de Segarra y Montornès de Segarra, ambos pertenecientes a la comarca de la Segarra; al S limita con Guimerà, Ciutadilla, Nalec y Sant Martí de Riucorb, y al W con Preixana.
Verdú tiene una forma redondeada y el sector NE está drenado por Cercavins, procedente de Montornès de Segarra, donde se junta con su afluente el torrente de Vilagrasseta, procedente de Granyena de Segarra, antes de entrar en el vecino término de Tàrrega. Salvo esta pequeña zona de la cuenca del Cercavins, el resto de las aguas del término desaguan en la cuenca del río Corb .
El municipio comprende la villa de Verdú como único núcleo de población. De las antiguas cuadras de Montornès y de las Valernes, y del castillo de Racots, sólo queda el nombre para designar partidas del término. La antigua cuadra de Montornès es al NE del término, a la derecha del Cercavins y el límite con Granyena de Segarra y el Mas de Bondia; en el siglo XVIII ya consta como lugar destartalado y despoblado. La cuadra y el castillo de las Valernes estaban al SW del término, en el límite con Preixana, Sant Martí de Riucorb, Rocafort y Nalec. El lugar es mencionado desde el 1273, pero en un capbreu de la Abadesa Francina de Guimerà deVallbona de les Monges del 1483 ya consta como despoblado y derribado. No hay rastro del castillo de Racots  tan sólo es el nombre de una partida a mediodía del término.
El principal eje de comunicación es la carretera C-14, de Salou a Adrall (Alt Urgell), que atraviesa el término en dirección SN. Esta carretera canaliza el tráfico de Andorra y de las tierras occitanas hacia la costa de Tarragona; sale un ramal que lleva a la villa deVerdú y continúa hacia Montornès de Segarra. También atraviesa el término la carretera local de Tàrrega a Sant Martí de Riucorb, que enlaza con la de Verdú a Montornès a través de la llamada de las Espinas, que en dirección WE atraviesa la comarcal y se une al ramal mencionado. Muchos caminos vecinales unen directamente Verdú con poblaciones vecinas, red motivada por la atracción de las ferias celebradas tradicionalmente en la villa.
El topónimo de Verdú ha sido uno de los más estudiados por filólogos y arqueólogos. En principio, se creía que procedía de la palabra celta Virodunum, equivalente a fortaleza, llevado por gente de Francia unos 700 años aC , de manera similar a Besalú o Salardú.Esta teoría estaba avalada por Moll i Coromines, Bosch i Gimpera y Pericot, entre otros.Posteriormente, Moreu-Rey y Coll y Alentorn lo derivan de un traslado de Occitania en la Cataluña Nueva durante el siglo XI, cuando estas tierras, con la colaboración de los señores de los Pirineos, pasaron a formar parte de los condados.

La población y la economía


El censo de 1365-70 informaba para la villa de Verdú de 175 fuegos (unas 800 personas), y la evolución demográfica moderna fue de signo muy positivo hasta el siglo XX . La población (verdunins o verdurencs) pasó de 603 habitantes en 1718 a 1.300 en 1787 y continuó aumentando hasta alcanzar un máximo en 1887 con 2.185 habitantes. Se mantuvo relativamente estable hasta el inicio del siglo XX y desde entonces se inició un descenso (1844 h en 1900, 1827 en 1920, 1735 en 1936, 1551 en 1950 y 1212 en 1970). A partir de ese momento disminuyó de manera más acelerada. En 1981 había 954 habitantes , que aumentaron a 960 en 1981 y 1067 en 2001. Desde entonces la población se estabilizó de nuevo en torno a los 1.072 habitantes (2005).
Los servicios y la industria de los alfareros son muy importantes en la economía del municipio. El paisaje agrario se caracteriza por un total predominio del secano. Los principales cultivos son los cerealícolas (cebada, trigo) , la vid , el almendro y el olivo . En cuanto a la vid, ésta se encuentra en constante expansión y es una importante fuente de ingresos.Hay algunos claros de bosque donde predominan los pinos, las encinas, los carrascos y matorrales.
La Cooperativa Agrícola San Pedro Claver (1911) recoge el producto de las vendimias y también tiene un molino de aceite; parte del producto recogido se dirige, pero, a bodegas particulares y, además, es abundante la uva destinada a la elavoració de cava , que se lleva directamente a Raimat o a Sant Sadurní. En cuanto a la ganadería, destaca la cría de ganado porcino, bovino, ovino y de conejos.
La tradicional actividad de los cantareros, tan arraigada en la villa y que le ha dado merecida fama por cántaros o sillones negros de agua fresca, tiene todavía hoy más proyección por cuanto los talleres que se dedican han ensanchado la producción a otros objetos de ceràmica ornamental, con nuevas técnicas. Desde la época romana se había trabajado el barro (se han localizado dos centros de esta época), pero la específica fabricación de càntaros está documentada desde los siglos XIII y XIV, cuando había dos hornos de cantareros dentro del recinto de las murallas. La plenitud tuvo lugar a partir del siglo XV y llegó a la década de 1920. Fue importante la cofradía de los cantareros bajo la advocación de Sant Hipólit (los cofrades ayudaban en caso de enfermedad, enseñaban el oficio a los huérfanos de padre, velaban enfermos y controlaban los precios de las piezas); la fiesta del santo constituía un conjunto de actos populares y religiosos hoy totalmente olvidados. El último fin de semana de abril se celebra Firacantir, exposición y muestra de cántaros y otros objetos cerámicos elaborados en la villa.

La villa de Verdú
morfología urbana


La villa de Verdú (434 m) se encuentra a la izquierda del rio Cercavins, presidida por el gran Castell de Verdú, origen del núcleo urbano y el edificio más característico e importante de la población, que cumplió con una función defensiva los primeros tiempos de la conquista y se convirtió luego en residencia para los Abades cuando estaban en la villa. La entrada principal, defendida por barbacana, muestra las armas del Abad Porta (1502-26). En el interior se abre el patio de armas, donde arranca la escalera que lleva a la galería solana hecha por el Abad Guimerà (1564-83) y la planta noble superior; sirviendo de apoyo a las escaleras está la gran torre maestra, de forma cilíndrica, de 25 m de altura, del siglo XI, con una mazmorra en el interior. La casa-palacio tiene tres plantas. En la superior se encuentra la gran sala, magnífico ejemplar del gótico civil catalán para recepciones, dicha sala del Abad Copons (1316-48). La planta del medio, con arcos apuntados y aperturas de aspilleras, servía para fines agrícolas y en la planta inferior había la bodega. Hay otras dependencias, como el aceitero del siglo XII, con grandes pilas o almazaras de piedra, y las viviendas de los Abades Porta, Payo Coello (1480-98) y Fernando de Lerín (1531-45). Este castillo incluido en la desamortización pasó por muchas vicisitudes y se fue degradando; el Patronato de Sant Pere Claver, después de haber creado unas escuelas católicas graduadas (1911) y un sindicato agrícola con caja de ahorros (1913), compró en 1916 una gran parte del castillo, que salvó de la ruina  (estableció las oficinas y el molino de aceite y destinó la parte noble a biblioteca y sala de recreo y reuniones culturales, creando al mismo tiempo la obra postescolar Juventud Social de Sant Pere Claver, en 1929, precursora de la Federación de Jóvenes Cristianos de Catalunya). El sindicato , actualmente cooperativa agrícola, dadas las vicisitudes económicas que reportaba la conservación de un edificio tan grande y habiendo desterrado toda actividad cultural, decidió, con aprobación de los socios, desprenderse del castillo y en 1980 lo puso a la venta. El ayuntamiento lo compró en 1988 y en 1990 se iniciaron las obras de restauración. El castillo es hoy la sede de la secretaría general de las Corales de las Tierras de Lleida.
La casa de la villa o Ayuntamiento es un edificio notable, restaurado modernamente: en la antigua cárcel local se ha instalado la biblioteca municipal y los sótanos se han habilitado para sala de exposiciones y conferencias. Por esta obra y por las mejoras realizadas en calles y plazas y en los sectores que quedan de las murallas, la villa de Verdú 1970 consiguió ser distinguida con el título de "la villa más hermosa" de la provincia deLleida.
En el siglo XIV, la iglesia parroquial de Santa María de Verdú motivó un litigio entre el monasterio de Poblet, señor de la villa, y la Mesa Episcopal de Vic. El litigio fue ganado por esta última en 1330, lo que supuso que el obispo de Vic fuera el titular de la parroquia de Verdú con la condición de que debía residir dos meses en la villa. La iglesia se alza en el centro de la villa y es una obra de transición del románico al gótico, iniciada en el siglo XIII. Inicialmente tenía una sola nave, pero se fue agrandando hasta tres naves, cada una de las cuales tiene un estilo propio de la época, pero forma un conjunto armónico. Se destaca la puerta románica, dentro del estilo de la escuela leridana.Tiene una serie de arquivoltas decoradas con motivos geométricos, columnas y capiteles ornamentados con figuras humanas, animales luchando y motivos vegetales.En el friso de la derecha se representa el sacrificio de Isaac y la escena popular de “hacer bailar el oso” y el de la izquierda una paloma, un orante y el Agnus Dei. De la época gótica se conserva, además de la parte de la estructura y los ventanales, un magnífico rosetón.
En el interior de la parroquia se venera el Sant Crist, imagen del final del siglo XIII o principios del XIV, de una gran devoción en la población. El altar mayor antiguo estaba presidido por un buen retablo del pintor leridano Jaume Ferrer (II) (1434-35), ahora conservado en el Museo Episcopal de Vic. La imagen de Santa María que preside el altar es de piedra policromada y fue esculpida por los mismos años por Andreu Pi.Tiene mucho interés el altar de la Purísima, conocido también con el nombre del Árbol de Gesé: es obra del gran escultor barroco Agustí Pujol II (1626), con la Virgen representada sobre la dinastía de David en forma de árbol genealógico, cuyo tronco arranca del corazón de David durmiente. Otras piezas a destacar son la imagen de Sant Flavià, patrón de la villa, y la de la Virgen del Roser (siglo XVI), repuesta recientemente con las cerámicas que representan los misterios del Rosario.
La villa conserva tres cruces de término del gótico florido: una en la entrada de la población, una segunda muy deteriorada y la que, proveniente del portal de Guimerà , se encuentra ahora en el cementerio.
A poniente de la villa , en el cruce de los viejos caminos de Bellpuig y de Anglesola, se encuentra la ermita de San Miguel, construida según la tradición popular, como un ex-voto de la noble familia Cervera en la segunda mitad del siglo XIV. Espaciosa, es de una sola nave sostenida por tres arcos góticos con escudos de Poblet en sus capiteles. Al estallar la guerra de 1936-39 fue saqueada y quedó abandonada. El Consell Comarcal del Urgell restauró la ermita y, junto con la monumental escultura de San Miguel, obra del escultor Cinto Casanovas, fue inaugurada en septiembre de 1991.

La cultura y el folclore


La vida cultural y social de la villa está dinamizada por diversas entidades y asociaciones. Cabe destacar el Casal de Verdú y un local donde se encuentran varios tipos de cántaros de manufactura local y una representación de cerámica popular de otras poblaciones de todo el estado. El Casal de Prim ha sido restaurado por un particular y se han expuesto colecciones de pintura. Una sala de la iglesia parroquial está ocupada por el Archivo, que exhibe un fondo patrimonial de objetos de culto del siglo XV al siglo XIX. Entre las piezas de orfebrería religiosa destacan dos cruces góticas. El archivo contiene documentación del siglo XIII hasta el siglo XX. En 2004 se inauguró el Museo de Juguetes y Autómatas. La villa tiene una arraigada tradición teatral, representada por la Agrupación Artística Teatral, continuadora de otros grupos como el que ya antes de 1885 era llamado los Cómics. En el ámbito musical hay que decir que hay una tradición que arranca ya desde el siglo XVII , cuando el municipio contrataba un maestro para dar clases de música; la centenaria Sociedad Coral Armonía Verdunina es una muestra.
La Fiesta Mayor de invierno de Verdú se celebra el último domingo de enero, en honor de Sant Flavià. También se celebra Fiesta Mayor el 9 de septiembre , festividad de Sant Pere Claver, hijo de la villa. La víspera de la celebración se hace una procesión de antorchas y al día siguiente oficio solemne concelebrado. Por Pascua se come la “mona” alrededor de una hoguera y se cantan las coplas acompañadas de vistosas carrozas. El primero de mayo se celebra una romería a la fuente de Santa Magdalena, al norte del centro municipal. El último fin de semana de abril se celebra la Fiesta del Càntir. Desde el año 1990, el 12 de octubre se celebra en Verdú la fiesta de la Vendimia y del Vino, que muestra a los asistentes cómo se obtenía antiguamente el mosto. La cosecha de la uva y su pisada en la plaza mayor son objeto de fiesta. Asimismo , las calles se adornan con motivos que hacen referencia al vino. Desde 1997 se celebra la Fiesta del Silló y Feria de la Cerámica.

la historia

 


Después de la conquista de estas tierras por Ramon Berenguer I hacia el 1056, el primer documento donde se menciona el castillo y el término de Verdú es de 1081, en el que Arnau Company y su mujer Guilla, que afirman que los padres de Arnau lo habían obtenido nueve años antes por aprisión, lo ceden a Guillem Bernat y su esposa Beatriu, probablemente emparentados con la familia Anglesola  ya que unos años más tarde es señor Berenguer Arnau de Anglesola , el fundador de la baronía deBellpuig (1139), el cual dio por dote a su hija Berenguela, en su matrimonio con Guillem de Cervera (1164 ), la villa, el castillo, el término y hombres y mujeres de Verdú.
Berenguela, que había profesado al quedar viuda en el monasterio deVallbona de las Monges, concedió a los habitantes de Verdú que habitaban en caseríos aislados y el pequeño núcleo del Vilar, situado en el margen derecho del torrente de Cercavins, a poniente de la villa actual, una carta de población , en 1184 , a fin de que edificaran sus casas en el llano del Castillo con la condición que rodearan el nuevo núcleo con murallas defendidas por torres y fosos, al tiempo que los perdonaba los derechos de esterilidad y el laudemio. Este importante documento de carta de población fue firmado por parte de los habitantes de la villa por Arnau de Verdú, Guillem de Montoliu (cura), Pere Josa (alcalde) y Arnau Ferrer. Un siglo después ya estaban construidas las murallas, con las torres y los portales, y había un centenar de casas alrededor del castillo y de la iglesia.
Guillem (IV)  de Cervera, hijo de Berenguela, consejero real y señor también de Juneda y Castelldans, empeñó en 1203 el feudo de Verdú en el monasterio de Poblet para sufragar los gastos de la cuarta cruzada en Tierra Santa, y en 1227 (en no poder levantar el empeño) vendió el castillo y la villa de Verdú con sus términos y pertenencias al monasterio.
Ya bajo el dominio de Poblet  se construyó la iglesia románica de Santa María sobre la primitiva capilla del castillo (dedicada a Sant Nicolau). La población fue creciendo a buen ritmo y obtuvo sabrosos privilegios gracias a la influencia de Poblet. Cercada dentro de las murallas, disfrutó de un régimen de autogobierno con representación de todos los estamentos sociales que en ocasiones se enfrentó al alcalde delegado de Poblet. Entre los privilegios que más provecho dieron a la villa destacan el de las ferias de todo tipo de animales que Pere III concedió en 1378 y que debían convertirse en las más importantes del país. Un siglo y medio antes el rey Jaume I había puesto bajo su protección (1222 ) la villa y sus hombres. El 1370 la villa tenía derecho a las ferias y el mercado semanal. El 1388 el monasterio dePoblet adquirió definitivamente el mero y mixto imperio sobre la villa, que mantuvo hasta la abolición de los señoríos .
En la guerra contra Joan I la villa y, sobre todo, el castillo sufrieron duramente la resistencia que opusieron a las fuerzas reales (1462 ); bajo los muros de Verdú, estas fueron derrotadas, pero después del bombardeo de la artillería real los defensores verdunins decidieron abandonar la villa antes de entregarse.
En el mismo siglo XV la villa había sobrepasado el primer círculo de murallas debido a la prosperidad que le dieron las ferias y en el siglo XVI tuvo que construir un nuevo círculo que ensanchó la población hacia mediodía y que volvió a rebasar con el crecimiento del siglo XVIII. Las ferias atraían gente de toda la mitad septentrional de España y del mediodía de Francia. Los feriantes llamaban las calles por los servicios que prestaban a los visitantes, y así la calle de la Muralla era llamada el Ferial, el del Arzobispo Terés, el de la Cansalada, el de la Aurora dels Gitanos , el Major, el de Cuiros y pells , y hasta los establos de las casas tomaban el nombre de los comerciantes que las llenaban. Se vendian y compraban miles de cabezas de ganado de todo tipo: se iniciaba con el mular, caballar y de asnos el 15 de abril y continuaba con el vacuno; llegaban entretanto grandes rebaños de ganado lanar que invadían los términos vecinos de Verdú. A las doce de la noche del día 26 de abril blandía la Campana Grossa anunciando la entrada de rebaños en el término de Verdú y todos los caminos de la villa estaban llenos de los mismos para comenzar la feria el día 27 (por eso los caminos rurales estaban revestidos con muros en todo su recorrido). Queda sólo el recuerdo de estas grandiosas ferias en los anillos y las estacas clavadas en las fachadas de la calle del Ferial, y también en los bebederos situados a la entrada de la villa.