Vista aerea de Camarasa
Vista aerea de Camarasa

CAMARASA



AYUNTAMIENTO DE CAMARASA


PLAÇA MAJOR, 1  25613  CAMARASA


TEL.  973 420009


www.camarasa.cat


ajuntament@camarasa.cat





Camarasa

 

Población: 991 h

Extensión : 157 km2

Coordenadas UTM : 3240 x 46382 y

Municipio de la Noguera, en el Marquesat.

 

Situación y presentación

 

El municipio de Camarasa , de 155,09 kms cuadrados de extensión, limita con los términos de Àger, en el W y el N, Vilanova de Meià, el N, Alòs de Balaguer y Cubells, al E, la Sentiu de Sió, Balaguer y Os de Balaguer (enclave de Gerb), el S, y con las Avellanes y Santa Linya al W. Al N del territorio principal del municipio se encuentra el enclave de Rúbies, entre los municipios de Vilanova de Meià (E) y de Àger (W), mientras que para tramontana confronta con Llimiana, del Pallars Jussà. El término de Camarasa está situado en la zona de contacto entre la Depresión Central y el Prepirineo. Constituye el centro de la zona que tradicionalmente se llamaba el Marquesat, ya que el marquesado de Camarasa centraba la jurisdicción de una amplia extensión de la Noguera. El término tradicional tenía una extensión de 83,8 kms cuadrados, pero con la anexión del antiguo municipio de Fontllonga en 1970, de una extensión de 71,7 kms cuadrados, pasó a tener la superficie actual.

El antiguo término de Camarasa estaba delimitado al norte por la esclusa del pantano de Camarasa, en la Noguera Pallaresa, cerca de su confluencia con el Segre. Este entra en la antigua demarcación por el desfiladero de Camarasa, entre la Sierra Carbonera y la de Mont-roig, y circula de NE a SW . Aguas abajo de la villa de Camarasa se encuentra el pantano de Sant Llorenç de Montgai. A levante , el antiguo término además de confrontar con el municipio de Alòs, limita con el de Cubells, bajo el collado de Boada y hasta las Quatre Creus. A mediodía termina con la Sentiu de Sió por la Carrerada y la Boga hasta el Segre. A poniente colinda, en parte siguiendo el curso del Segre, con el antiguo término de Gerb (de Os de Balaguer) y con las Avellanes y Santa Linya por el collado de Sant Llorenç; por la sierra de Mont-roig (951 m), siguiendo la cresta de esta sierra hasta la Noguera Pallaresa, limita con el antiguo municipio de Santa Linya (las Avellanes y Santa Linya) . Otros accidentes de este sector son el cerro de Sant Jordi (679 m), la Serra Negra, la Sierra Blanca y Monteró (579 m) a la izquierda del Segre y el cerro de Sant Salvador (594 m) y la Coma de nuevo a la derecha.

Las tierras del antiguo municipio de Fontllonga se extienden mayoritariamente en la izquierda de la Noguera Pallaresa, desde el Pont Penjant y el barranco del Taulet (cerca de la estación de ferrocarril de Àger), al norte, hasta cerca de la central hidroeléctrica del pantano de Camarasa, y la confluencia con el Segre, a mediodía. Comprende, también , un sector a la derecha de la Noguera Pallaresa, lo que corresponde a los antiguos términos de la Ametlla de Montsec y de Oroners, desde el barranco de los Colls (junto a la estación de Àger, siguiendo el barranco del Terentí y por el derecho , bajo Torres de Cas, en el límite con el municipio de Àger. Este sector de la derecha del río pertenece morfológicamente al valle de Àger. El límite de levante pasa por las estribaciones más occidentales de la sierra de Sant Mamet (la Cova de Senderó, 1290 m; Montservó, 1125 m, y el cerro de Tresvalls, 844 m), que separa estas tierras de la Conca de Meià.

El pantano de Camarasa fue construido en 1920 por La Canadiense. El pantano de Sant Llorenç de Montgai fue construido en 1935 también por La Canadiense; la presa está ubicada a unos 2 km al S del pueblo homónimo. Está dedicado sobre todo a la obtención de electricidad y, también son aprovechadas sus aguas para los cultivos de regadío. Cerca del pantano ha crecido una frondosa vegetación de ribera que ha condicionado un importante hábitat para una destacada fauna de aves acuáticas. Por este motivo la zona ha sido declarada reserva natural de fauna salvaje . A este pantano se debe añadir la minicentral (199) que la Compañía Mediterránea de Energías construyó en el curso del Segre, cerca de su confluencia con el Noguera Pallaresa.

El municipio comprende la villa de Camarasa, cabeza del municipio, los pueblos de Sant Llorenç de Montgai, Figuerola de Meià, la Baronia y la Ametlla de Montsec, la urbanización de la Maçana, que recibe el nombre de un despoblado, la aldea de Sant Just, y los despoblados y antiguos lugares d’Oroners, Montaspre, Merita, Palous, Valldarnàs y Monteró.

La principal vía de comunicación del municipio es la carretera C-13 entre Balaguer y Tremp, llamada del Doll, que pasa por la izquierda del Segre y tiene algunos desvíos que llevan a diferentes lugares del término, como el que va a Fontllonga o el de Figuerola. Esta carretera conecta con la C-12 proveniente de Ager a levante de la Ametlla de Montsec. La Noguera Pallaresa se atraviesa por una pasarela o Pont Penjant cerca de San Oïsme (en 1114 está documentado el puente de la Noguera  por donde pasaba el viejo camino de los Terradets). Una pista forestal comunica el pueblo de Fontllonga con Santa Maria de Meià, pasando por Figuerola de Meià. Por la derecha del Segre pasa el trazado del ferrocarril de Lleida a la Pobla de Segur, con estación en Sant Llorenç de Montgai. L'Ametlla de Montsec tiene cerca la estación de Àger, ya dentro del municipio vecino, cerca del Pont Penjant.

 

La población y la economía

 

En el censo de 1378 del antiguo término de Camarasa se contabilizaron 82 fuegos y el de Fontllonga, 62 fuegos; ambos tenían 92 y 10 fuegos respectivamente, en 1553. El 1.381 el castillo de Oroners tenía 6 fuegos y la aldea de Sant Just, 7 fuegos; ambos del doncel Berenguer de Sosa, señor también de Oroners. Hasta la crisis de 1640 Camarasa tenía un centenar de familias , pero con las dos guerras sufridas, la población (camarasins) se redujo a 285 h en 1718, si bien con la recuperación económica del siglo XVIII aumentó a 887 habitantes el 1787; el término figuraba en 1857, con el contingente de población más alto, 2.192 h. Fontllonga también incrementó el número de habitantes, pasó de 216 h (1718) a 318 h (1787); En 1860 llegó el máximo de población con 1.342 h. Sin embargo, hasta mediados del siglo XX, Fontllonga perdía habitantes.

En el periodo 1887-1920, Camarasa disminuyó moderadamente, pero, en 1936 la población volvió a ascender con 2.035 h; a partir de ese momento la pérdida de habitantes fue gradual. El nuevo municipio, con la agregación de Fontllonga, en 1970 indicaba la misma disminución de población. Este último año habían 1.233 h, 1019 h en 1981, 929 h en 1991, 875 h en 1999 y 926 h en 2005, año que confirmaba un cambio de tendencia demográfica.

Aunque las actividades agrarias tienen un peso importante en la economía del término, es el sector de los servicios el que presenta un nivel de ocupación más alto. Las tierras de cultivo son en gran parte de secano, pero la extensión de regadío es destacable. Los principales cultivos son los cereales (cebada, maíz, trigo), pero también hay que mencionar el forraje (sobre todo alfalfa), los olivos, los almendros, la fruta dulce (manzanos, perales, melocotoneros), los cultivos industriales (girasol, colza) y las leguminosas; más minoritarios son la vid, las hortalizas y las patatas. La Cooperativa Agraria de Camarasa, fundada en 1954, se dedica principalmente a la molienda de aceite y el abastecimiento de piensos. En cuanto a la ganadería, se cría mayoritariamente ganado porcino, ovino, aves y vacuno. Cabe destacar también el notable número de colmenas, que denotan la importancia de la apicultura en el término.

El mercado semanal se realiza el miércoles. Por otra parte, en las últimas décadas del siglo XX la espeleología, los deportes de aventura y acuáticos, la caza y la pesca han convertido al turismo en uno de los principales sectores de actividad en estas tierras. Se dispone de varios tipos de alojamiento (camping, pensión, hostal).

 

La villa de Camarasa

 

La villa de Camarasa (321 m , 671 habitantes en 2005) se encuentra a la izquierda del Segre, al pie del cerro dominado por el antiguo castillo de Camarasa y los restos de la iglesia románica. En la descripción que Francisco de Zamora hizo de estas tierras en 1788 habla, entre otras cosas, del puente románico, según la tradición de origen romano, "de siete ojos, de mala conservación y se cobra peaje"; dio noticia también de la iglesia vieja, todavía entera, y ponderó la belleza y los adornos, pero dijo que debido a que amenazaba ruina se había construido en el llano la nueva parroquia; también habló de los nuevos arrabales y calles, bien pavimentadas, de la cueva del Tabac (donde afirmó que los contrabandistas guardaban las tres especies de tabaco en polvo a pesar de las medidas del rey para cerrarla), los regadíos con agua del Segre a través de una noria, de hornos de cal y de yeso, los cultivos (cereales, olivos, hortalizas y también cáñamo), y de la explotación del gusano de seda.

Del antiguo castillo de Camarasa quedan unos torreones dañados y algunos muros. La iglesia primitiva de Sant Miquel, arriba el cerro pero al pie de la vieja suda, fue construida en el siglo XIII y , aunque la estructura es aún románica, tiene elementos góticos, como la bóveda del crucero; además, tiene interesantes arcos en el ábside. En el Museo Nacional de Arte de Catalunya, en Barcelona, se conservan unos capiteles románicos que proceden de esta iglesia del castillo de Camarasa.

El núcleo urbano medieval desciende por las laderas hasta el Segre y conserva algunos de los antiguos portales de acceso, como el de la Sitja que daba al Segre, y callejuelas y casas antiguas que le dan un carácter típico. La nueva iglesia de la parroquia de Sant Miquel, dedicada a Sant Antoni y Sant Jordi, es obra de 1737; según Zamora el arquitecto se llamaba Santamaria y era de Linyola. Dentro del estilo propio de la época, la portada está adornada por dos medias columnas y un frontispicio triangular. El altar mayor y la desaparecida imagen de Sant Miquel eran obra del gran escultor barroco Luis Bonifaç, autor del coro de la Catedral Nueva de Lleida y conservaba también un altar del Roser, procedente de la iglesia primitiva. Dentro de la villa se encuentra el convento del Sagrado Corazón de Jesús.

Se celebra la Fiesta Mayor de invierno por Sant Antoni Abad (17 de enero), día en que se hacían los tradicionales Tres Tombs. La Fiesta Mayor de verano se hace por Sant Jordi (23 de abril y fin de semana más cercano); entre los actos se celebra una romería al santuario de Sant Jordi, situado en la Sierra Carbonera (cerca de la cima de la colina homónima). Para las fiestas de Navidad se escenifica un Pessebre Vivent.

 

Otros lugares del término

Sant Llorenç de Montgai , Merita , Palous , Valldarnàs y Monteró

 

A la derecha del Segre, sobre el pantano de Sant Llorenç de Montgai, está el pueblo que le da el nombre: Sant Llorenç de Montgai ( conocido antiguamente como Llorenç de Balaguer o de Montgai) que en 2005 tenia163 habitantes. Está situado a 290 m de altitud, bajo el collado de Sant Llorenç, por donde pasa el camino del santuario de Montalegre. La actual iglesia parroquial está dedicada a este Santo. También está la antigua iglesia románica de Santa María del Castell, de una sola nave con un ábside semicircular adornado interiormente con un friso. La vuelta, sobre arcos torales, está ligeramente apuntada. A mediodía tiene una arcada gótica tapiada y sobre esta fachada está el campanario de pared. La capilla de la Virgen dels Dolors, en el antiguo cementerio, tiene una bóveda gótica estrellada. Se celebra Fiesta por Sant Llorenç, el 10 de agosto, y se celebra una romería en la ermita de la Virgen del Castell el 25 de mayo.

Cerca de Sant Llorenç de Montgai, a ponente, está la capilla en ruinas de Sant Cristófol. El antiguo lugar y castillo de Monteró, a 574 m de altitud, está situado a la izquierda del Segre, ante Sant Llorenç. El despoblado de Merita, al S de la villa de Camarasa y de Monteró, a la izquierda del Segre, parece que desapareció a finales del siglo XIV, durante la guerra del conde Mateu de Foix contra Joan I. El de Palous es una masía, al S del término, sobre una colina a la izquierda del barranco de la Vall. El despoblado de Valldarnàs, que estaba al S de la villa de Camarasa, parece que desapareció entre los siglos XIV y XV.

 

Fontllonga , Figuerola de Meià y la Maçana

 

El pueblo de Fontllonga (650 m, 19 habitantes en 2005) era la cabeza del antiguo término del mismo nombre. Está situado en la vertiente occidental de la Cabeçola (801 m), elevado sobre el pantano de Camarasa. La iglesia parroquial de Sant Miquel de Fontllonga es románica. Es de una nave, con ábside semicircular,  y a tramontana tiene una puerta tapiada; la de la fachada de poniente, con un guardapolvo alrededor, es ligeramente apuntada. Sobre esta fachada hay un campanario de torre de época moderna. Sobre la puerta hay una larga aspillera. La Fiesta Mayor es el último fin de semana de agosto.

Cerca del pantano, al W de Fontllonga, está la capilla románica de Sant Bernabé, llamada popularmente de San Marrambeu. En ruinas, la nave tiene la bóveda hundida y el ábside en ruinas; conserva la puerta a mediodía.

El pueblo de Figuerola de Meià (770 m, 5 habitantes en 2005) está elevado, sobre uno de los contrafuertes noroccidentales de la sierra de Sant Mamet. A la población, con restos de la muralla, se accede por un pequeño portal. Del conjunto de edificios sobresale una alta torre cuadrada. La iglesia parroquial está dedicada a Santa Eulalia. El lugar era de la jurisdicción del Priorato de Meià y en el siglo XIX formó municipio independiente. Se celebra la Fiesta Mayor el 14 de septiembre.

Al NE de Figuerola se encuentra el santuario de Sant Joan Baptista, sobre un espolón (752 m) de la sierra de Sant Mamet, y al N el de Santa Margarida, cerca del camino de San Oïsme a Peralba. Ambos santuarios están en ruinas pero de este último queda una parte del ábside y del muro de mediodía.

El despoblado de la Maçana (3 habitantes en 2005) y la urbanización del mismo nombre están a la izquierda de la Noguera Pallaresa, en el sector meridional del antiguo término de Fontllonga. En la urbanización, junto al embalse, se edificaron algunas casas de segunda residencia. La iglesia de Santa María de la Maçana dependió durante muchos años de la parroquia de Fontllonga. El lugar fue conquistado por Arnau Mir de Tost.

 

La Baronia , Oroners y Sant Just

 

A la izquierda de la Noguera Pallaresa, sobre el pantano de Camarasa, al N del término , está el pueblo de la Baronia de Sant Oïsme (530 m , 11 habitantes en 2005), también llamado simplemente Sant Oïsme o la Baronía. Es a la salida del paso de los Terradets, ante el valle de Àger. Siguiendo la carretera del Doll, el lugar se destaca como uno de los más bellos paisajes de la región. El núcleo está agrupado debajo mismo del castillo y de la iglesia. Celebra la Fiesta Mayor por Sant Bartomeu (24 de agosto).

Del castillo de San Oïsme resta una magnífica torre redonda, de paredes gruesas, con el portal elevado, las dovelas del que carecen, y una ventana de medio punto en la parte superior. La iglesia está dedicada a Sant Bartomeu. Es románica y tiene una sola nave rematada por tres ábsides dispuestos en cruz. Sobre el crucero hay un pequeño campanario de torre con ventanas geminadas, y se cubre exteriormente con losas de pizarra. Parece que se debería identificar el castillo de San Oïsme con el antiguo castillo superior de Oroners. El 1.059 Arnau Mir de Tost dio la mitad del castillo superior de Oroners a la iglesia de Ager. El 1200 Arnau d’Ager, hijo de Bernat, vendió a la iglesia de Sant Salvador de Oroners (que dependía de Àger) el castillo superior de Oroners, la villa y los colonos. En 1831 San Oïsme era propiedad de la familia Sobies de Boatella, que también poseía Oroners. Se destaca también las ruinas de la capilla de Santa Eufemia.

El antiguo lugar y pueblo de Oroners, situado a la derecha de la Noguera Pallaresa, está despoblado desde que el pantano de Camarasa (1920) lo anegó en gran parte con sus aguas. Se conserva, aunque en ruinas, la iglesia parroquial de Sant Salvador de Oroners, cerca de las casas más altas del pueblo; románica y modificada posteriormente, es de una nave, la cual tiene la bóveda hundida, y conserva también el ábside semicircular. Hasta el 1783 la iglesia dependió de la de Sant Pere d’Àger. El sitio de Oroners fue conquistado por Arnau Mir de Tost en 1048. El hecho de que ya muy pronto se menciona, además del castillo de Oroners, el castillo superior o de arriba, hace pensar que en realidad este último se refería al que se conoce como castillo de Sant Oïsme, situado casi frente a Oroners pero al otro lado del río. El 1129 el castillo de Oroners fue cedido al Abad de Àger por el vizconde Guerau Ponç de Cabrera, en nombre de Arnau. En 1831 Oroners pertenecía a la familia soberanía de Boatella. En una repisa del acantilado que domina el despoblado de Oroners está el santuario troglodítico de la Virgen del Remei; es románico y tiene un ábside con arcos y bandas lombardas.

Al NW de Oroners, a la derecha del Río Fred y dentro del valle de Àger, se ubica la aldea de Sant Just. Su iglesia de Sant Just dependió de la abadía de Sant Pere d’Àger desde el 1048 hasta el 1783. Actualmente depende de la parroquia de la Règola, del municipio de Àger.

 

L'Ametlla de Montsec y Montaspre

 

A la derecha de la Noguera Pallaresa, en el extremo NW del municipio, dentro del valle de Àger, está el pueblo de L'Ametlla de Montsec (750 m , 54 habitantes en 2005), al pie del Montsec d’Ares, dividida en la Ametlla de Dalt y la Ametlla de Baix. Es el núcleo de población más importante del antiguo término de Fontllonga. L'Ametlla de Montsec celebra la Fiesta Mayor el último fin de semana de julio.

El lugar de la Ametlla y el de Montaspre (el castillo, la iglesia y la antigua aldea están situados al NW del pueblo), fue adquirido por el Abad Hug de Sant Pere d’Ager a Ramon Cortit en 1133 por 37 000 sueldos. A partir de entonces el lugar quedó vinculado a la susodicha Abadía, que ostentó la señoría; así, la iglesia de Santa María de la Ametlla, con la de Sant Miquel de Montaspre (llamado a veces Aspremont) está citada en la bula de Alejandro III que confirma las posesiones del monasterio. Ambas iglesias aparecen entre las posesiones de la Abadía en 1373, el 1648 y el 1806.

Los castillos de Oroners, de Sant Oïsme y de la Ametlla fueron conquistados por Arnau Mir de Tost el 1034 y reconquistados definitivamente a los sarracenos en 1048. En el origen fueron considerados territorios del Valle de Àger y del señorío de dicho caballero de Tost. Posteriormente, sin embargo, fueron incorporados al feudo de Fontllonga , que después de la muerte de Arnau Mir era un término del vizcondado de Àger. En 1330, sin embargo, Fontllonga con su territorio fue anexado al señorío jurisdiccional del marquesado de Camarasa.

 

El enclave de Rúbies y los restos arqueológicos

 

El antiguo municipio de Fontllonga comprendía también el pueblo y antigua cuadra de Rúbies, que forma todavía hoy un enclave separado del sector principal del término de Camarasa. El antiguo término de Rúbies se extiende a la izquierda de la Noguera Pallaresa desde la salida del paso de los Terradets (en el límite con el Pallars Jussà), por Peladet (1446 m), la Portella Blanca (1404 m) y el monte de Migjorn, en la cima del Montsec de Rúbies. El límite de este enclave sigue después hasta cerca de la Pedrera de Meià o de Rúbies (que es uno de los yacimientos de fósiles más importantes, hay, además , refugios prehistóricos y una fauna rica y variada). En el despoblado de Rúbies, situado bajo el Sentinella, se encuentra la iglesia de Santa María de Rúbies, románica y modificada, de una nave y un ábside semicircular con arcos lombardos que fue sobrealzado posteriormente.

A la entrada del paso de los Terradets está el lugar pintoresco de la Font de les Bagasses. La capilla de Sant Quirze de la Capallera, que queda en ruinas, está también dentro de las tierras de este enclave.

Las excavaciones de Maluquer de Motes en el Marquesado sobre la cultura hallstática y hasta antes de 1945 parecen confirmar el origen celta de la villa de Camarasa, poblada por una cultura precursora de la ibérica que en el siglo IV debía ya formar parte del pueblo ilergete. El resto más interesante es sin duda la cueva del Tabac, a unos 5 km de la villa ya la derecha del Segre, a 300 m sobre el nivel del río, en un extremo de la sierra de Mont-roig. Parece que el nombre proviene de una tierra polvillo similar al rapé que se encontró entre vestigios humanos, cerámica y utensilios de sílex en las diversas cámaras del refugio; la diversidad de tipos de cerámica y de brazaletes de concha y la presencia de piedras de molino denotan una pervivencia de muchos siglos. Tiene una gran longitud, con varias galerías y cavidades. A unos 165 m de desnivel se encuentra la cueva de la Escaleta, con muchas galerías. En la cueva dels Bous se practica la escalada.

Pere Sanahuja mencionó una serie de hallazgos ibéricos hechos en 1930 por el escolapio P. Pubill y el Centro Excursionista Balaguerí en el despoblado de Monteró, con cerámica del siglo III aC , semejante al poblado del Mormur, en Balaguer (además de la cerámica, se encontraron molinos de tronco cónico, monedas y objetos metálicos); hay restos de fortificación y abundantes silos de obra.

En una colina entre Camarasa y Sant Llorenç aparecieron fragmentos de cerámica y silos también ibéricas. Según Pita, en unas excavaciones clandestinas realizadas en la década de 1970 en la iglesia vieja de Camarasa, aparecieron restos romanos y paleocristianos , y supone que hubo una iglesia visigótica anterior a la dominación árabe.

 

la historia

 

Tradicionalmente , se ha dicho que Camarasa era una población más antigua que Lleida, y parecen confirmar esta aseveración los numerosos hallazgos arqueológicos del término, de origen celta según Holder (provendría de Camaracum, como Cambrai). Cabe remarcar algunos paralelismos con la capital del Segrià: ambas poblaciones nacieron sobre una altura que domina el Segre, levantaron una fortaleza que en la época musulmana se ensanchó abrazando la villa antigua y (como Balaguer) se convirtieron a mediados del siglo IX en una suda sarracena contra los cristianos de la Marca Hispánica .

El 1048 Arnau Mir de Tost había conquistado el valle de Àger y, junto con el conde de Urgell, pactó con Ramón Berenguer I de Barcelona, el cual presionó el rey de Lleida Yu suf al- Muzaffar (los Banu Hu d) para que le entregara los castillos de Camarasa y Cubells (sin el talento pactista de Ramon Berenguer la conquista de las dos plazas en una sola empresa militar, en 1050 , no habría sido posible). El conde de Barcelona dio la imponente fortaleza de Camarasa (con enormes baluartes, torres alzadas sobre pronunciados desniveles y grandes paños de murallas) a Arnau Mir de Tost y los dos condes le otorgaron, además, las tres cuartas partes de las rentas del mercado de Camarasa, bien de importancia comarcal. La señoría feudal correspondía al conde de Urgell, pero la villa fue incorporada a las posesiones del conde de Barcelona. En 1062-63 era castellano de la fuerza de Camarasa, en nombre de la condesa Almodis de Barcelona, el caballero Bernat Ramón de Camarasa , vinculado a la familia condal barcelonesa.

La llamada marca de Camarasa continuó bajo la señoría de los condes-reyes, mientras que la potestad del castillo era de los herederos de Arnau Mir de Tost, Guerau y Ponç de Cabrera, y la castellanía era del linaje Camarasa-Alemany. El 1199 Pere I el Católic firmó un convenio con el vizconde de Àger, Guerau de Cabrera, sobre unas propiedades suyas en el castillo de Camarasa que parece que otorgó en 1204 al monasterio de las Franqueses, y el mismo año Pere I otorgó a su hija Constanza la señoría de la marca de Camarasa, posesión confirmada (con Cubells y otros lugares) por Jaume I en 1233 a su hermana. Ya en 1247, el mismo Jaume I creó la alcaldía real de Camarasa, centrada en el castillo, la cual, ampliada por Pere II el Gran en 1279, se extendió hasta los castillos de Anya y Montmagastre a levante, Gerb a mediodía, les Avellanes y Santalinya a ponente y la Conca de Meià y la Ametlla de Montsec al norte, territorio que se convirtió, con Montgai, en la veguería de Camarasa.

Las cartas de población de la marca de Camarasa fueron otorgadas por Ermengol VII de Urgell y Alfons I. Bajo la protección real la población fue prosperando: se estableció el mercado, la feria, molinos de harina, prensas de aceite y hornos de alfarería y de yeso y se construyó el antiguo puente románico de seis arcos sobre el Segre, que se convirtió en uno de los puntos estratégicos en las comunicaciones de la Catalunya occidental, al tiempo que se rehacía la fortaleza y se construía la primitiva iglesia románica. En 1330 se creó la jurisdicción señorial conocida por Marquesat de Camarasa, obra de Alfons III el Benigne, que sustituyó a la antigua alcaldía real. Comprendía, además de la villa titular, Cubells , Sant Llorenç de Montgai, Privà, Santalinya, Alòs, Vilanova de Meià , Fontllonga, Llimiana, Vernet, el Puig o Castelló de Meià, Anet, Fabregada y de otros lugares que habían formado parte del condado de Urgell y del vizcondado de Àger. Inicialmente el marquesado fue cedido al infante Ferran ( hijo de Leonor de Castilla, dentro de la política que esta reina siguió de favorecer a sus allegados ). A la muerte de éste (1363) , revierte a la corona y en 1368 Pere III el dio al infante Martí, que en 1392 lo otorgó a su esposa María de Luna , entonces duquesa de Montblanc. Esta puso en venta el marquesado; lo ofreció a Pere d’Urgell por 50.000 florines, pero Joan I le aconsejó que lo vendiera a los concejales de Lleida. El consejo de Lleida comisionó ante la corte a Francesc Basset y Guillem Colom, que (con las presiones de la villa a favor de la Paeria leridana y contra el conde de Urgell) alcanzarían la realización de la venta el 23 de marzo de 1396.

El marquesado volvió a la corona en 1414. La Paeria de Lleida había incorporado la veguería de Camarasa como subveguería dentro de la veguería de Lleida, de donde no salió hasta 1719, y luego pasó a depender del corregimiento leridano (la villa fue incluida, pero, dentro de la alcaldía mayor de Balaguer). El marquesado había pasado por venta a Alfonso de Aviñón, secretario de Alfons IV el Magnánimo, y en 1428 fue cedido al futuro Joan II de Aragón. El 1458 fue vendido al noble aragonés Luis de Coscó, residente en Lleida; pasó en 1543 a Diego de Cobos y, sucesivamente, a Luna y Guzmán, los Manrique y finalmente a los duques de Medinaceli. Al título de marqués de Camarasa se añadió en 1626 la grandeza de España.

La situación estratégica de la villa motivó conflictos en época de guerras. En la guerra dels Segadors fue escenario de una importante batalla entre el conde de Harcourt, lugarteniente de Catalunya, y el general Cantelmo, al servicio de Felipe IV de Castilla (22 de junio de 1645), y la villa quedó en poder de los franceses hasta 1652, a pesar de haber sufrido algunos sitios. En la guerra de Sucesión, una columna francesa de 200 soldados que desde Balaguer iba (diciembre de 1707) contra Camarasa cayó en una emboscada de los austracistas.

 

Durante la guerra contra Napoleón la resistencia de la villa en 1812 ocasionó algunas víctimas ante las tropas del gobernador Henriot y el somatén de la Marca actuó desde Balaguer a Àger ( 1809-14). También hubo enfrentamientos en la primera guerra Carlista, como el del 1835, cuando los carlistas actuaban por la región a las órdenes de los capitanes Borges y Cortassa. En la segunda , la de los Matiners, el general Contreras dispuso la reconstrucción del castillo de Camarasa y puso un destacamento y actuó una compañía de miqueletes local.