Vista aerea de Os de Balaguer
Vista aerea de Os de Balaguer

OS DE BALAGUER



AYUNTAMIENTO DE OS DE BALAGUER


C/ TOMÀS FONTOVA, 8   25610  OS DE BALAGUER


TEL.  973 438004


ajuntament@osbalaguer.ddl.net




Os de Balaguer

 

Población: 985 h

Extensión : 136 km2

Coordenadas UTM : 3108 x 46382 y

 

Situación y presentación

 

El municipio d’Os de Balaguer tenía una extensión de 84,5 kms cuadrados antes de la anexión en 1964 de una parte del término de Tragó de Noguera, a raíz de la construcción de los pantanos de Canelles y Santa Anna; actualmente tiene 136,03 kms cuadrados y se ha convertido en el límite con la Litera y la Ribagorza. Linda, así, con los municipios de Àger ( NE), las Avellanes y Santa Linya (E), Castelló de Farfanya (S), Algerri (SW), Ivars de Noguera (W), y con los términos aragoneses de Valldellou y Camporrells, (W, en la Litera), y de Estopanyà y Viacamp ( NW, de la Ribagorza). El municipio comprende, al SE el enclave de Gerb, separado del territorio principal por los términos de Castelló, a poniente, y de las Avellanes y Santa Linya, al norte. Este enclave limita, además, con Camarasa (N y E) y con Balaguer (por todo el sector meridional) La parte del término de Tragó que hoy pertenece a Os de Balaguer es la de tramontana, desde la Quadra de Blancafort (al N, a la derecha de la Noguera Ribagorçana, que hace de separación), donde está la presa del pantano de Canelles y más abajo el puente de Blancafort, que atraviesa el río, y siguiendo el río hasta el viejo curso del barranco del Molí de Boix, que marca actualmente el límite con el municipio de Ivars de Noguera, y que desagua en la Noguera en un sector hoy anegado por las aguas del pantano de Santa Anna.

El antiguo término d’Os de Balaguer está situado en una buena parte a los Áspres de Montsec, en el valle alto del río de Farfanya, desde las partidas del Congost y el Tossalet de los Tocs al norte, en el límite con el término de las Avellanes y Santa Linya, hasta el Vinyet, cerca de donde desagua el barranco del Pla de Bòria, en el límite con Castelló de Farfanya. Al NW el antiguo límite se prolonga hacia el N, incluyendo el monte de Eugues (976 m) y los Castellassos (958 m), en el antiguo límite con Tragó de Noguera, y la sierra de la Mora y la de Sant Miquel, en el límite con las Avellanes y Santa Linya. A la izquierda del río de Farfanya el término llega hasta la sierra del Convent (641 m); por este sector, la divisoria de mediodía pasa por Sant Tomás (544 m), Roca Roja (604 m) y la Torreta (613 m). Este monte, de la Torreta, es frontera también con el antiguo término de Gerb, que hoy pertenece a Os de Balaguer. La divisoria continúa por la parte de poniente, a la derecha por tanto del río de Farfanya y pasa por Penya-roja y por Matamala (785 m), el límite con el antiguo término de Boix, que pertenecía al de Tragó y que desde 1964 pertenece al de Ivars de Noguera. Al SW, el límite d’Os con Algerri pasa por la colina de la Sisquella hasta el monte de l’Âliga (576 m), que es límite también con Castelló de Farfanya, municipio con el que limita Balaguer por el collado de las Benes y la Trinitat. Otros accidentes del término son el monte del Cogulló (891 m , el de Gomiols (626 m) y el de Guardialta (711 m).

 

Al S del desfiladero de Canelles está la esclusa del pantano de Canelles y la central hidroeléctrica. El pantano, con capacidad para 716 millones de m3, es el más grande de la cuenca del Noguera Ribagorzana y sus colas, por pérdidas a través de las calizas mesozoicas del desfiladero de Canelles, no llegan, como estaba previsto,  a la altura de Casserres del Castell, al río Guart y al Pont de Montanyana (Ribagorza). La central tiene una potencia instalada de 150 000 kW / A.

El término comprende la villa d’Os de Balaguer, cabeza de municipio, el pueblo de Gerb, las urbanizaciones del Club Segre, Cantaperdius y Torre Serra, el monasterio de Bellpuig de les Avellanes (también denominado Santa Maria de Bellpuig de les Avellanes), los santuarios de Cérvoles y de Aguilar, y una parte importante del antiguo término municipal de Tragó de Noguera, que incluye los pueblos de Tragó y Blancafort, anegados por el pantano de Santa Anna, Canelles y Alberola, y también la cuadra de Salaverd y el antiguo monasterio de Vallverd. Por el término pasa la carretera C-12 entre Balaguer y Àger. De esta carretera hay un ramal que llega hasta la villa. Varias pistas y caminos vecinales comunican otros lugares del municipio.

El topónimo d’Os es probablemente de origen pre-romano. La forma antigua del nombre es Aós. Parece que se puede relacionar con el nombre vasco Aós o Agos que aparece en Navarra.

 

La población y la economía

 

Según el censo de 1378 el sitio tenía 82 habitantes. En 1553 el número de habitantes disminuyó a 73. En 1857 se contabilizaban 1.675 h. En 1860 se llegó al máximo de población con 1.787 h. A finales del siglo XIX, en 1887, se censo 1678 h; la población se había estabilizado con cifras similares al 1857. Entrado el siglo XX y hasta 1950, la población evolucionó, de forma oscilatoria. En 1900 se censo 1286 h, 1601 h en 1920, 1518 h 1936 y 1560 h en 1950. Los años siguientes al 1960 la población tendió a bajar progresivamente (1025 h en 1970, 934 h en 1981, 764 h en 1991 y 747 h en 1999). En 2005, sin embargo, Os de Balaguer registró un notable crecimiento demográfico (885 habitantes).

La agricultura y ganadería son la base económica del término, pero, últimamente, los servicios han incrementado su nivel de empleo. Las tierras, predominantemente de secano, producen sobre todo cereales (cebada, maíz, trigo, avena) y almendros, pero también se pueden mencionar los olivos, la fruta dulce (manzanos, melocotoneros, perales), el forraje, las leguminosas y la vid. Las mejores tierras de cultivo están situadas mayoritariamente cerca de Gerb, con menos extensión y calidad, cerca de la villa de Os y Bellpuig de les Avellanes. La ganadería complementa la agricultura. Hay cría de ganado porcino, aves, ovino y vacuno. Derivadas de las actividades agrarias, hay en el municipio varias cooperativas, y encontramos, además, una industria menestral de envasado de miel y de turrones. Antiguamente se explotaban unos yacimientos de bauxita. En 1999, se inició la Feria de Fundidores con instaladores de campanas.

 

La villa de Os de Balaguer

 

La villa d’Os de Balaguer (463 m, 422 habitantes en 2005) está situada al pie del castillo, sobre una colina que domina un desfiladero en la orilla izquierda del río de Farfanya. La antigua población estaba amurallada. El eje principal de la villa es una calle larga, paralelo al río de Farfanya. Se conserva todavía la calle de la Seda. La iglesia parroquial de Sant Miquel, del siglo XVII, tiene una magnífica fachada barroca, tres naves y un campanario de planta cuadrada que a media altura se hace poligonal. Está documentado que, en 1593 , el maestro Muro, platero de Lérida, realizó trabajos artísticos. La obra se terminó en 1700, año en que se construyó la fuente monumental de San Petiot, pariona de Bellpuig de les Avellanes, Castelló y Algerri.

En la cima de una colina que domina la villa se alzan los restos del castillo d’Os. La parte más antigua del castillo d’Os de Balaguer corresponde a una torre casi cilíndrica, que podría datar del siglo XII. Posteriormente el castillo fue reedificado y restaurado en tiempos de los Siscar como casa fortificada. Fecha entonces la capilla de Santa Bárbara, del castillo. La galería que había en la parte solana, sobre el camino de Balaguer, derribada hacia el 1960.

En 2011, se inauguró la rehabilitación de la casa natal de Leandre Cristòfol i Peralba, situada en el centro de la villa, que se ha musealizado y donde se exponen una quincena de obras entre esculturas figurativas y surrealistas  dibujos y todo tipo de objetos personales y familiares. El proyecto de rehabilitación ha incluido el Mas Gorreta, la masía familiar de una planta situada a unos 12 km d’Os de Balaguer, donde el artista se inspiraba y creaba sus obras.

La villa celebra la Fiesta Mayor por Sant Miquel (29 de septiembre). En mayo se celebra una romería a la ermita de la Virgen d’Aguilar, por la Segunda Pascua se celebra otra en la ermita de la Virgen de Cérvoles y, el 6 de agosto, en Sant Salvador. Desde 1987, el último domingo de abril, se celebra un encuentro de campaneros.

 

Otros lugares del término

Gerb

 

El pueblo de Gerb, dentro del antiguo término del mismo nombre (hacia el 1836, que fue agregado a Os, era municipio independiente, lo fue de nuevo el 1937-39 y se regaba por una antigua acequia que partía de la presa del río de Farfanya), está al pie de la colina donde están los restos del castillo de Gerb, al SE del término, formando enclave. En 2005 tenía 432 habitantes.

El castillo de Gerb, construido por Ermengol IV hacia el 1082, el cual encomendó la repoblación del lugar al caballero Arnau Mir, fue una de las bases de la conquista de Balaguer. Los reyes musulmanes de Lleida y Fraga le pagaban impuestos. Murió el conde Ermengol IV, que había establecido su corte (1092), y fue enterrado en Santa María de Solsona, iglesia que favorecerían sus sucesores.

Ermengol VI cedió el castillo de Gerb (1106) a Solsona en alodio. Anteriormente, su antecesor, Ermengol V, el de Mollerussa, en 1102, había cedido la cuarta parte a Sant Odón, obispo de Urgell, que consagró la iglesia parroquial de Sant Salvador (el edificio románico se encuentra en ruinas). El custodio del castillo y el término fue durante muchos años Guerau Ponç de Cabrera, que reservó el diezmo y las primicias del llano de Gerb a Sant Pere de Àger.

En el núcleo de Gerb, además de la iglesia parroquial de Sant Salvador, construida entre 1903 y 1907, se encuentra una capilla en Sant Antoni y la Virgen. Se trata de un edificio de pequeñas dimensiones, de una sola nave rectangular, adosado por uno de los lados a otras construcciones. El edificio es de piedra irregular rebozada con sillares en los ángulos. Se accede por una puerta, de arco rebajado, encima de la cual hay una hornacina y, más encima, un ojo de buey. En la cima del muro, bajo el nivel del tejado, corre una cornisa clásica. Esta capilla, fechada en el último tercio del siglo XVIII, tiene un aire de arquitectura popular con elementos neoclásicos propios de la época.

Gerb celebra la Fiesta Mayor por Sant Salvador (6 de agosto). Cerca del pueblo de Gerb está la urbanización Club Segr , y al N del pueblo la de Cantaperdius.

 

Tragó de Noguera

 

El pueblo de Tragó de Noguera se encontraba a la izquierda de la Noguera Ribagorçana, aguas abajo del desfiladero de Canelles, en el sector septentrional del término. El pueblo tuvo que ser evacuado por causa de la construcción del pantano de Santa Anna. Se describe tal como era en 1960, poco antes de su abandono. Extendido y escalonado en las laderas de una loma (donde están los restos del castillo de Tragó), las calles del pueblo bajaban hasta la Noguera y para atravesarla (ya que el puente románico fue dañado por una riada en la segunda guerra Carlina) había una pasarela de madera con cuerdas de esparto  por debajo de la cual pasaban los madereros. Al otro lado del río estaba la huerta. En el pueblo todas las casas estaban habitadas (recordemos las de los antiguos linajes: Terés, Magrí, Camarasa, Antillac, Moliner etc., Y también la del Doctor). La iglesia parroquial, con reminiscencias góticas y barrocas, estaba dedicada a Santa María y Sant Jordi. Su archivo, que fue salvado del incendio en 1936 y fue trasladado al pueblo de Alberola.

En lo alto del cerro están los restos del castillo de Tragó y su capilla de Santa María del Castell, de origen románico, donde se celebra todavía la romería por Sant Jordi, santo al que está dedicada hoy. Teniendo en cuenta que hay noticias anteriores sobre la atribución del dominio del castillo de Tragó entre los condes de Urgell y Barcelona, no fue conquistado hasta el 1094, por el vizconde Guerau Ponç de Cabrera, que, en 1090, ya había cedido al Abadía de Àger la iglesia de Tragó. La repoblación debió ser subsiguiente. El lugar perteneció, por donación de Ermengol VII, en el monasterio de Tragó. El 1156 un tal Pere de Tartareu dejó en testamento un maravedí para la obra del puente de Tragó. Todas las tierras de este antiguo municipio de Tragó, hasta el 1719 fueron de la veguería de Lleida y pertenecieran después al corregimiento de la ciudad. En 1835 se integraron al partido judicial de Balaguer.

 

Blancafort y Canelles

 

En el extremo septentrional del término, cerca de la orilla izquierda de la Noguera, está el pueblo de Blancafort (485 m), anegado por las aguas del pantano de Canelles. La iglesia parroquial estaba dedicada a Santa Fe y Sant Salvador (este era el titular de la parroquia). Quedaban vestigios del castillo de Blancafort. En su término se encuentra la capilla de Sant Salvador, románica, sin culto. El lugar también había sido conquistado por Guerau Ponç de Cabrer , que dio su iglesia a Àger el 1103, la posesión de la cual confirmó Alejandro III en 1162. En 1784 pasó a la diócesis de Lleida. El lugar y el castillo eran de Ramon Berenguer d’Ager el 1158. Más tarde pasaron a Berenguer de Santgení , casado con Sibila d’Auriac. Perteneció al condado d’Urgell. A la derecha del río, en el extremo norte del municipio, hay un sector del antiguo término de Blancafort llamado la Cuadra de Blancafort. Al S del desfiladero de Canelles se ubicaba la casería de Canelles, antiguo lugar que conquistó hacia mediados del siglo XI Arnau Mir de Tost. El castillo de Canelles, que fue otorgado a la condesa Almodis por Ramon Berenguer I el 1063, el mismo año fue objeto de un convenio entre este conde y Ermengol III de Urgel. En 1920 tenía dos casas habitadas y algunos caseríos diseminados. El sitio de Canelles se convirtió en una cuadra de Tragó y su iglesia, que dependía de la parroquia de Tragó, estaba dedicada a Sant Antoni de Padua.

 

Alberola , Montessor y Salaverd

 

El pueblo d’Alberola (14 habitantes en 2005) está emplazado a unos 8 km al este de Tragó, en un collado entre las sierras de Cérvoles y de Montdeví, que deslinda de las cuencas de la Noguera Ribagorçana y del río de Farfanya, por donde pasa el camino de Tartareu. La parroquia de Sant Antoni de Padua es la única del arciprestazgo de Àger que pudo salvar sus retablos en 1936. Alberola es el único pueblo del antiguo municipio de Tragó que aún está habitado. Antiguamente, sin embargo, había formado municipio propio, que fue agregado al de Tragó el siglo XIX. El lugar fue de la señoría de los Montoliu.

Al SW de Alberola, entre la sierra de Montessor (1039 m) y el barranco de Vila- seca, está el lugar de Montessor. Está situado al pie de los Picons, en la explanada que lva de la bajada de los Baulons hacia Os de Balaguer y el llano de la Font de l’ Horta, en la divisoria de aguas entre el río de Farfanya y el Noguera Ribagorzana, al S del collado d’ Alberola. En 1071, el castillo de Montessor, con su iglesia de Santa María de Montessor, pertenecía a la Colegiata de Sant Pere d’Àger. Sin embargo, el sitio no fue definitivamente incorporado a Àger hasta el 1,103. El 1.116, cuando fue ocupado por Ermengol VI, estaba habitado por mozárabes. El dominio del castillo y del término de Montessor fue entregado en 1172  al monasterio de Vallverd de Tragó. Montessor, que posteriormente siguió la misma circunstancia histórica que Balaguer, se despobló a finales del siglo XIV. Quedan los vestigios del castillo y las ruinas de su iglesia, románica , de una nave.

En el siglo XVII , la antigua cuadra de Salaverd, a poniente de Montessor, aunque constituía una parroquia, que dependía de Sant Pere d’Àger; en 1783 fue incorporada a la diócesis de Lleida.

 

Santa Maria de Cérvoles y la Virgen de Aguilar

 

Al pie de la sierra del Cogulló, en la cabecera del barranco de Matamala, al NW de la villa d’ Os, está el santuario de Santa María de Cérvoles. Se sube por el camino d’ Os, por Tragó de Noguera, cuesta arriba por el bosque de Montdeví y por el camino de Algerri. El 1172 Ermengol VII cedió la torre y la cuadra de Cérvoles a las monjas cistercienses de Vallverd, que las transformaron en granja, que en 1272 arrendaron a Joan Esteve. Según Jaume Caresmar, entre el 1299 y el 1310, en tiempos de Ermengol X, se encontró la imagen de Santa María. Se construyó una iglesia dedicada a la Virgen de Cérvoles, gótica, que hasta 1936 conservó un retablo dedicado a Sant Jordi, del siglo XV y de escuela leridana. La Abadesa Berengasona, en 1376, cedió la granja y el santuario a la Abadía de Poblet. La devoción a la Virgen de Cérvoles reunía grandes multitudes en la fiesta anual (15 de agosto). En 1778 se construyó una nueva iglesia respetando la antigua capilla y una hostelería para los peregrinos. En 1835 el santuario revierte en la Iglesia de Lleida; la casa, ruinosa, fue derribada, y la capilla, reconstruida . Se continúan celebrando romerias anuales por Pascua Granada.

Desde Cérvoles , un camino de herradura lleva a la nueva ermita de Sant Salvador, cerca de la sierra de la Guineu, donde se encuentran los restos de un poblado medieval con vestigios prehistóricos.

El santuario de la Virgen de Aguilar está situado entre el río de Farfanya y el monasterio de Bellpuig de les Avellanes, al SE d’Os.

 

Santa Maria de Bellpuig de les Avellanes

 

Al SE del término, cerca del límite con el municipio de las Avellanas y Santa Linya, está la antigua Abadía de canónigos premonstratenses de Bellpuig de les Avellanes, donde se seguía la regla de Sant Agustí. Este monasterio es en buena parte una construcción (o reconstrucción) del siglo XX . De la época fundacional (siglo XII) conserva el claustro románico. La iglesia , de planta de cruz latina, es de época gótica. La muerte de su impulsor , el conde Ermengol de Urgell, hizo que quedara inacabada, con una nave sensiblemente acortada que da la impresión de un amplio crucero, en el que se abrían el ábside central y cuatro absidiolos de planta rectangular. La cubierta de los ábsides y del transepto es de bóveda de crucería, mientras que la planta original de la nave está cubierta con carpintería. En el brazo N del crucero se abre un portal gótico. En el interior se instalaron los nuevos sarcófagos de los condes de Urgell, con sus restos. El conjunto es de una gran simplicidad, rehuyendo casi sistemáticamente todo planteamiento ornamental.

Una vez extinguido el monasterio en 1835, el edificio tuvo otros fines. Posteriormente, el convento fue adquirido por el banquero Agustí Santesmasses, que vendió los sarcófagos de los condes de Urgell , Ermengol y Dulce, Ermengol X y del vizconde Àlvar de Cabrera. Propiedad de la comunidad marista, acoge una hospedería.

 

Santa María de Vallverd

 

Bajando por el llano del Monasterio, se llega al antiguo cenobio de Vallverd, a medio camino entre Tragó y Alberola. Antoni Pladevall relaciona el monasterio de Vallverd con el priorato benedictino de Sant Clement de Tragó. Siguiendo este autor, se sabe que desde mediados del siglo XI los Abades de Alaón (Sopeira) tenían propiedades en Tragó y que el 984 estaba la celda de Sant Clement regida por el prior Cometal. En el siglo XI se pierde el rastro de la comunidad, por lo que se sospecha que debía ser más bien un santuario mozárabe. Hacia el 1172 se estableció la comunidad cisterciense femenina de Santa María de Vallverd, que perduró hasta el 1474. Parece que la comunidad fue protegida por la condesa Oria d’Entenza, condesa de Pallars Jussà (1172), y posteriormente por la condesa Elvira d’Urgell, la viuda de Ermengol VIII . Fue, sin embargo, Ermengol VII quien, con su esposa Dulce, dotó el monasterio con los pueblos de Tragó, Boix, Montessor y la cuadra de Cérvoles.

Bien que Antoni Pladevall dice que hasta el 1189 se constata una doble comunidad, masculina y femenina, se cree que podía haber dos comunidades, separadas y diferenciadas, a una de las cuales, la masculina, debía pertenecer el Abad de Tragó, mencionado por documentos del siglo XIII. Quizás esta comunidad masculina era una pervivencia del antiguo santuario que se ha reputado como probablemente mozárabe, quizás establecida al pie del castillo de Tragó, en la capilla hoy dedicada a Sant Jordi. Así, se trataría de dos comunidades situadas cerca de fundación distinta, una de origen benedictino y la otra cisterciense. El monasterio de Vallverd fue suprimido en 1474, por bula de Sixto IV. Algunos historiadores, como Pere Sanahuja, dicen que las monjas de Vallverd habían instituido un priorato femenino en la iglesia del castillo de Sant Llorenç de la Roca, sobre Corçà, en el Valle de Ager. Los bienes del monasterio fueron incorporados a Poblet.

Del edificio original del antiguo cenobio resta hoy, en ruinas, la iglesia de Santa María, conocida en la comarca como la Virgen del Pla; la cabecera arruinada, tiene tres ábsides semicirculares y falso transepto. La mayoría de las aperturas que en su origen se abrían en la cabecera están desfiguradas por completo, dado que han sido arrancadas de sus marcos. La reconstrucción del conjunto permite definir una iglesia de nave única con el claustro adosado al muro meridional, del que aún permanece algún vestigio.

 

Los restos arqueológicos

 

Dentro del término de Os de Balaguer, el profesor Juan Maluquer de Motes excavó la cueva del Foric, donde aparecieron materiales del neolítico. En 1978 el Instituto de Estudios Ilerdenses publicó los estudios sobre unas pinturas rupestres del llamado estilo de los pintores de las sierras, que hay en una cueva cerca del río Farfanya y no muy lejos de la villa. Hay 24 figuras principales, algunas de las cuales están incompletas. Se destaca una escena, pintada con rojos y donde hay un hombre desnudo en actitud de bailar entre dos mujeres, relacionada probablemente con el culto a la fecundidad. Se pueden apreciar, como en las del Cogul, la evolución estilística de las figuras, desde el puro arte de los pintores de las sierras (una hermosa cierva que corre), pasando por la escena de danza de tendencia esquemática, hasta formas geométricas, probablemente de la edad del bronce.

Pita y Mercé ha localizado en el margen derecho del Segre algunos yacimientos desde la época ibérica hasta el Bajo Imperio (partidas de los Morulls y de la Era de en Josepó), restos de una cripta, capiteles (hay cuatro en la iglesia de Gerb), bases, sarcófagos y otros restos, entre las que se encuentra el mosaico de la Torre Moles. A la izquierda, pero ya en la sierra de Blancafort, está la Cova Negra, que fue habitada durante el Neolítico y ha sido una de las primeras de este período prehistórico en ser estudiadas en Catalunya,  En 1989 se descubrió un nuevo yacimiento arqueológico en la cueva del Estret de Tragó. Se destaca también la cueva de los Vilars.

 

la historia

 

El castillo de Os de Balaguer fue fortificado poderosamente hacia el siglo IX para la defensa de la frontera de al- Lari di contra los carolingios . Hacia 1034-48 el castillo formaba parte de la línea defensiva del valiato de Lleida, con los de Corbins, Alguaire, Almenar, Algerri, Albesa, Balaguer, Castelló de Farfanya, Llorens, SantaLinya y Ager. El conde de Urgell, Ermengol II junto con Arnau Mir de Tost habían alargado la frontera cristiana hasta la vista de los castillos d’Os y de Llobregós, donde quedaron inmovilizados el 1036. Ramón Berenguer III de Barcelona firmó un convenio con Pedro Ansúrez, tutor de Ermengol VI, en 1105, por el que se repartían las fortalezas árabes de Balaguer, Lorenç, Gerb, Os, Castelló y Algerri, así que fueran conquistadas.

La conquista del maligno castillo d’Os, como la llamó el vizconde Guerau Ponç de Cabrera, y de su villa parece que fue una hazaña de dicho vizconde, que el 3 de junio de este año estableció un convenio con Ermengol VI por el que aquel obtuvo la posesión y custodia de la fortaleza arrebatada a los sarracenos. El repoblador del término fue el conde Ermengol VIII, aunque aquel vizconde pleiteó con éste y con el rey sobre la potestad de los castillos d’Os, Montessor, Ivars de Noguera, Castelló de Farfanya, Artesa, Montmagastre etc., Ya conquistados. A mediados del siglo XII ya no había moros en la zona de Balaguer y los Aspres.

Montessor formaba parte de los términos d’Os y ambos castillos son mencionados en la documentación cada vez que hubo problemas entre los vizcondes de Àger, los condes de Urgell y la realeza. El 1195, Ponç de Cabrera hizo promesa a Ermengol VIII de cederle la potestad de los castillos de Àger, Balaguer, Os y Montessor. En 1265 Jaume I cedió dichos castillos, también bajo su potestad, al conde de Urgell . En el Itinerario de Jaume I (1273) explica que este acudió a Lleida y Balaguer para asediar el castillo d’Os (1267) debido a las reclamaciones de Guerau de Cabrera , hermano de Álvar d'Urgell, a dicho monarca. Cuando en 1278 Pere el Gran infeudó el condado de Urgell a Ermengol X, Os y Montessor son citados. En 1280, en rendirse la nobleza en Balaguer, Pere el Gran pidió al conde Ermengol las potestades que pertenecían a los castillos d’Os y de Montessor, entre otros. Las iglesias de ambos lugares, d’Os y de Montessor, pertenecieran, desde el 1162 hasta el 1783, a la colegiata d’Àger, en el oficial de Castelló de Farfanya, con sus diezmos y primicias. Posteriormente pasaron a la sede de Lleida.

El 1413 la villa de Os con el castillo habían caído en manos de Fernando el de Antequera, al igual que Albesa e Ivars de Noguera. Los amigos y valedores del Trastámara  pudieron disfrutar del reparto que hizo el rey de los castillos, pueblos y tierras apropiadas. En 1415, la villa d’Os con Montessor y sus términos fueron otorgados a Juan Vivot en franco alodio.

 

En el Archivo Municipal d’Os se conservan varios “instruments” en pergamino y papel, sin cataloga, relativos a la villa y a su señoría. En el volumen De rebus gestis (154) del mismo archivo se ha registrado un pago que hizo la villa a favor de la infanta María Octavia, hija del emperador Carlos V. Entre los pergaminos mencionados está la concesión de la feria de Os, que lo fue por el lugarteniente Fadrique de Portugal en 1535, la cual, según consta en el Cartulario de la Paeria de Lleida (1557) , era muy concurrida por marchantes y ganaderos de diversas procedencias. En 1553 era señor del pueblo el caballero Montserrat de Siscar, que se ocupaba del nombramiento del alcalde. Los Paers, desde el reinado de Fernando el Católico, eran elegidos por insaculación. En aquellos años, la Paeria de Lleida tuvo algunas cuestiones con los concejales de estos pueblos de la Noguera, debido a los guías reales y de mercados de la comarca. A finales del siglo XVI eran señores de Os Ramón de Grevolosa e Isabel de Siscar y Saportella y en 1638 lo era su hijo Ramón. La señoría de Os de Balaguer continuó en posesión de este linaje hasta la extinción de los señoríos. Posteriormente, los señores de Os continuaron residiendo en el viejo castillo y fueron partidarios del pretendiente Carlos de Borbón, como otros nobles rurales de la comarca.