vista aerea d'Arbeca
vista aerea d'Arbeca

ARBECA



AYUNTAMIENTO DE ARBECA  OFICINA DE TURISMO


ESPAI CÈSAR MARTINELL   COOPERATIVA LA ARBEQUINA


C/ DE LLEIDA, 32   25140  ARBECA


TEL.  973 160000


www.arbeca.cat


www.arbequina.coop


turismearbeca206@arbequina.coop




 

 

ARBECA

 

 

Población: 2.480 h

Extensión : 58 km2

Coordenadas UTM : 3270 x 46012 y

Municipio de las Garrigues , en la Depresión Central Catalana .

 

Situación y presentación

 

El término municipal de Arbeca, de 58,29 km2, se encuentra en el extremo nororiental de la comarca , en contacto con el Pla d'Urgell y l’Urgell, en el sector regado por el canal de Urgell. Limita con los términos de l’Urgell, de Maldà (E ) y Belianes ( NE ) , con los del Pla d’Urgell de Vilanova de Bellpuig (NE) y Miralcamp (N) y con los garriguenses de Puiggròs (W) , Les Borges Blanques (W), la Floresta ( SW) y Els Omellons (S).

El canal de Urgell atraviesa el territorio en diagonal (N-SW) y la llanura que queda al NW forma parte del paisaje típicamente urgellés, con las tierras de regadío cubiertas de árboles frutales y sembrados, mientras que toda la parte sur-oriental del término son tierras relativamente llanas pero secas, de una fisonomía más de la Segarra que no garriguense, con los cultivos de secano. Esta parte, sin embargo, está inmersa dentro de la zona de regadío del canal Segarra-Garrigues, actualmente en construcción.

Hay algún cerro testigo como el monte del Corb (458 m), el cerro de la Roca d'en Bota (396 m) o el Tossal Gros (345 m). Además del canal drenan el término los valles, siempre secos, de las Comes, del Turull y de Vinaixa.

Atraviesa el término, siguiendo aproximadamente la línea del canal, la carretera de Flix a Bellpuig d'Urgell, que comunica la villa con les Borges Blanques y con la N-240 y la autopista AP-2. De la villa sale la carretera local a Belianes, y carreteras vecinales hacia la Floresta y Vinaixa.

El topónimo parece de origen celta (Corominas), equivalente a ''cerca de la punta de la colina"; efectivamente, el castillo que coronaba el cerro donde se asienta la villa tuvo un papel decisivo en la historia de Arbeca.

 

la población

 

La población (arbequins), actualmente la tercera de la comarca por detrás de les Borges Blanques y Juneda, ha sido tradicionalmente relativamente alta, y en algunos momentos la primera (censo del 1553, con 153 fuegos, o censo del 1718, con 546 habitantes). Los censos más remotos de que disponemos son el del 1365, cuando Arbeca tenía 96 fuegos, y el del 1378, cuando había pasado a 68 fuegos. Durante el siglo XVIII remontó los 546 h en 1718 a 1.130 h de 1787, lo que la situaba sólo por debajo de les Borges Blanques. El aumento que se produjo en el siglo siguiente es aún más espectacular; los 1 500 h 1830 llegó a 2.753 h de 1887 (1560 horas en 1842, 2555 h en 1857 y 2713 h en 1860). El siglo XX se inició con 2.921 h (1900), superaba los 3.000 h en 1920 (3.164 h) y en 1936 llegaba a los 3.213 h. Después de la guerra civil de 1936-39 pasó al tercer lugar, con tendencia a disminuir: 3.012 h en 1950, 2736 h en 1960, 2441 h en 1970, 2325 h en 1981, 2332 h en 1991 y 2 329 h en 2001. en 200 , sin embargo, Arbeca registró un cambio de tendencia demográfica: 2484 habitantes

.

La economía

 

Arbeca es un municipio que tiene una base económica tradicional agrícola y ganadera, aunque los últimos años se han creado industrias y el sector de servicios se ha desarrollado.

Las tierras que se destinan a cultivo superan el 90 % de la superficie agraria del término, en las que predominan el secano, principalmente los cereales (cebada , trigo y maiz), los almendros y los olivos. Los olivos arbequinos han dado nombre a una variedad muy apreciada del árbol que da un aceite virgen de gran calidad. Se trata de árboles vigorosos, fruto de tamaño pequeño, negro brillante al madurar, pero que presentan problemas graves, como es una producción por árbol inferior a la de otras variedades y una mayor dificultad a la hora de extraer la oliva que hace inviable, por ahora , cualquier método de recolección mecanizada, que sí es posible en otras variedades de olivo. También se produce vino con denominación de origen Costers del Segre. En el regadío predomina el maíz, el forraje (sobre todo la alfalfa), las hortalizas y las huertas familiares y los árboles frutales (peras, manzanas y melocotón).

Las partidas de tierra son las de las Borgetes , Sanaüja , el Aixaragall , El Portell , la Coma, los Vilars , los Plans y la Plana.

Las granjas de cría de ganado, que tuvieron un gran desarrollo durante la década de los años setenta, especialmente las llamadas granjas de integración (cerdos y aves de corral), han continuado progesando en las décadas siguientes. También ha crecido la ganadería semiestabulada bovina y la cría de conejas madres. Desde 1987 la majoria de granjas de engorde han pasado a ser de círculo cerrado y se han integrado en cooperativas.

La Cooperativa del Campo La Arbequina, fundada en 1919 , elabora aceite con la Denominación de Origen Les Garrigues. La Cooperativa Frutera de Arbeca dispone de cámaras frigoríficas y se dedica a la comercialización de la fruta.

En cuanto al sector secundario, Arbeca dispone de alguna empresa textil, alimentaria y de material para la construcción .

La Feria de Santa Catalina, el 25 de noviembre, se celebra desde el siglo XV. Al final se reducía a una exposición agrícola (tractores) en la plaza del mercado, pero desde 1984 incluye la popular Feria del Perro Cazador, con el concurso canino y la exposición y venta de animales y utensilios que se vinculan a la caza a lo largo del recinto ferial que se extiende por la plaza del Toll y la avenida de los Portals. El día de mercado semanal es el viernes.

 

La villa de Arbeca

 

La villa de Arbeca ( 332 m de altitud ) es situada en el extremo septentrional de la comarca de les Garrigues, en el límite con las del Pla d’Urgell y l’Urgell , y está asentada al pie y alrededor de un colina de 350 m de altitud. El canal de Urgell la rodea por el lado del N y del W y le proporciona agua abundante y buenas arboledas.

En la cima de la colina se pueden admirar los restos del magnífico castillo que fue un grandioso y suntuoso edificio construido dentro de los cánones de la arquitectura renacentista (tenemos una larga nómina de maestros de obras y albañiles que trabajaban en el primer cuarto del siglo XVI). De planta cuadrada , cuatro torres esquineras lo flanqueaban (del Porgador, los Vents, de las Dones y otra) y estaba presidido por una gran torre maestra en el centro (o del homenaje). El acceso al edificio , rodeado de un gran foso, era por el portal de los Tres Reis , a mediodía. Tenía fama de que el palacio tenía tantas ventanas como días del año, que ya en el siglo XVII el duque Enrique de Aragón-Folch de Cardona (1588-1640) hizo enrejar con hierro dorado (1618-20), época de máximo esplendor del castillo palacio. Del lujo del interior es un testimonio temprano en una relación del viaje que hizo Felipe el Hermoso en 1503, antes de convertirse en rey consorte de Castilla, hecha por el caballero flamenco Antoine de Lalaing, señor de Montigny. Del 1518 se conserva un interesante inventario de las armas que contenía el castillo y a lo largo de todo el siglo hay noticias de obras realizadas en el castillo, o de actos y visitas de tipo político o cortesano en la poderosa corte del duque. Al principio del siglo XVII, cuando el limosnero del rey de Francia Bartolomé Joly pasó por Arbeca, calificó el palacio de "uno de los castillos más fuertes de España" . Con la guerra dels Segadors se inició el abandono del castillo por parte de la familia ducal, sobre todo cuando el título pasó en la segunda mitad del siglo a los duques de Medinaceli. Pero mientras duró dicha guerra el castillo aún fue fortificado y bien guarnecido de tropa por el mariscal La Mothe, como lo reflejan los grabados coetáneos del caballero de Beaulieu (plano y dibujo del majestuoso castillo).

Se opina que el castillo inició su irreparable decadencia en época de la primera guerra Carlista, pero Madoz escribe todavía en 1845 "el soberbio castillo feudal propio del señor duque de Medinaceli, cuyos muros, torres y parte del palacio se hallan en buen estado; y se fortificó durante la última guerra civil". En 1851 fue subastado y vendido. Adjudicado al vecino Antoni Gayroles por 22.700 reales de vellón. El castillo, arruinando ya a finales del siglo se vendió la piedra para afianzar el pavimento de la carretera de Belianes a les Borges.

En el lugar donde estaba el castillo se construyó el colegio público local, y a partir de 1979 se emprendió la tarea de recuperación de los restos del castillo, una de las puertas principales de acceso al recinto amurallado, la torre sur-occidental y un tramo del muro adyacente. Esta zona , llamada del Castell, fue calificada como verde y de equipamientos y ajardinada con plantas, arbustos y especies de la comarca, como el olivo, el romero, el tomillo, la aulaga, la coscoja, el enebro, el madroño, el ciprés o el abeto de secano.

El núcleo antiguo de la población tiene una red de calles estrechas, de trazado irregular , que suben hacia el castillo o bien hacia las dos plazas porticadas (la plaza Mayor y la de la Iglesia). La zona más moderna, la que se fue poblando en las afueras de las antiguas murallas, rodea ya todo el cerro, con calles anchas, muchas de los cuales orientados hacia la zona polideportiva, donde se han construido diversos chalets. En la zona moderna son remarcables los edificios de la casa de la villa, fachadas de estilo modernista, y la Cooperativa del Campo La Arbequina debida al arquitecto César Martinell y Brunet, del mismo estilo.

La iglesia parroquial de Sant Jaume fue construida en el siglo XVI y consagrada en 1686. El templo tiene planta de cruz latina, de bellas y grandes proporciones; es uno de los más espaciosos de la archidiócesis de Tarragona, a la que pertenece la parroquia de Arbeca.

En el edificio del ayuntamiento se encuentra la biblioteca municipal La Atlántida, donde hay guardados algunos documentos del archivo del castillo de Arbeca, que fue iniciado a principios del siglo XVII por el duque Enrique bajo la dirección, como archivero mayor, del notario Joan Busquets, con un importantísimo fondo y unas rigurosas ordenaciones (que detalla Serra Vilaró). El mantuvo el palacio hasta la Guerra de los Segadors,  y que fue trasladado a Lucena ( forma uno de los núcleos del actual Archivo Medinaceli de la Casa de Pilatos de Sevilla). Otros centros de cultura y esparcimiento son la coral L’Armonía (1905), que ofrece cada año el tradicional concierto de Reyes, y la coral infantil L’Encís, que se fundó en 1965. También existe la Sociedad Recreativa Centro, fundada en 1913.

La fiesta mayor de Arbeca es el 15 de agosto. Es costumbre que por este día las famílias de la villa elaboren las típicas “orelletes”, un postre de pasta muy fina elaborada a base de harina, azúcar y huevos, redondas, que se fríen con mucho aceite y que dentro de la sartén se giran con dos bastones, para lo cual son necesarias dos personas. El último día de Fiesta Mayor hay una comida popular a base de codornices. En el mes de abril se organizan las jornadas culturales, en ocasión de las cuales se falla, desde 1989, el llamado Premio Especial Sant Jordi de investigación sobre cualquier tema que se relacione con la villa. A finales de enero o principios de febrero se realiza un tradicional cross. El 25 de julio se celebra el Aplec de la Sardana.

 

fortaleza dels Vilars

 

Coordenadas UTM : 3292 x 46041 y

Yacimiento arqueológico situado en el municipio de Arbeca (Garrigues), en una llanura agrícola.

Con los años y las sucesivas excavaciones ha convertido en uno de los más importantes de la primera edad del hierro europeo y de la cultura ibérica peninsular. Identificado en 1974 por el arqueólogo Emili Junyent, las excavaciones comenzaron en 1985, a cargo el Grupo de Investigación Prehistórica de la Universidad de Lleida, y posteriormente ha recibido el apoyo de los departamentos de Cultura y Trabajo de la Generalitat de Catalunya, la Diputación de Lleida (Instituto de Estudios Ilerdencs), el Ayuntamiento de Arbeca y los ministerios de Cultura y Fomento.

 

Fechada los años 775 aC - 300 aC , la Fortaleza (nombre que se da al yacimiento) fue declarada bien cultural de interés nacional en 1998. Además de la exhumación de numerosos objetos  los trabajos de restauración y consolidación han puesto al descubierto una fortificación excepcional por las dimensiones y la inexpugnabilidad. El yacimiento destaca por su situación, en medio de una gran llanura y un pequeño barranco. Entre los elementos encontrados sobresalen la muralla, compuesta por una triple sucesión de muros que suman una anchura de 5 m por 14 m de largo, y la torre ibérica, rectangular, aparecida en uno de los ángulos de la muralla y que también es singular. Otro descubrimiento se centra en un sistema de defensa contra ataques bélicos que consiste en una amplia extensión de terreno en la que hay numerosas piedras en forma de defensas triangulares.

 

La actuación arqueológica de los Vilars ha puesto también al descubierto la existencia de casas, de forma rectangular, donde el hogar es el elemento fundamental, y unos callejones que corrían junto a la muralla. Cabe destacar también una cisterna de grandes dimensiones, situada en lo que había sido una plaza del poblado, con pasillo de acceso y, entre los objetos, sobresalen los molinos de tipo rotativo, que muchos especialistas coinciden en que són los primeros de Europa. Los trabajos efectuados han permitido dividir el yacimiento en cinco fases (775 aC - 650 aC ; 650 aC - 550 aC ; 550 aC - 450 aC ; 450 aC - 350/325 aC , y 350/325 aC - 300 aC), durante las que se habrían llevado a cabo remodelaciones de la muralla y el trazado urbano. Parece que el núcleo fue abandonado alrededor del 300 aC, de manera pacífica y por motivos aún no esclarecidos, pero que quizá tendrían que ver con las limitaciones de espacio que imponía el recinto.