Vista aerea de l'Espluga Calba
Vista aerea de l'Espluga Calba

L'ESPLUGA CALBA



AYUNTAMIENTO DE L'ESPLUGA CALBA


C/ PAU CASALS, 15   25410  L'ESPLUGA CALBA


TEL.  973 156048


ajuntament@esplugacalba.ddl.net



 

 

L’Espluga Calba

 

Población: 429 h

Extensión : 22 km2

Coordenadas UTM : 3336 x 45958 y

Municipio de las Garrigues, el sector más elevado de la comarca, en la vertiente occidental de la sierra del Tallat.

Situación y presentación

El término municipal de L'Espluga Calba, de 21,34 kms cuadrados, se extiende en el extremo de levante de la comarca, en contacto con el Urgell y la Conca de Barberà. Limita con los municipios garriguenses  de els Omellons (W), Vinaixa ( SW ) y Fulleda (SE), con el de Senan (E), de la Conca de Barberá , y con los urgelleses dels Omells de na Gaia (NE) y Maldà (N). El topónimo (spelunca en latín) se refiere a unas cuevas excavadas en la roca que aún subsisten en la villa y han sido utilizadas como establos o bodegas ( probablemente habían tenido ya población prehistórica).

De los contrafuertes noroccidentales de la sierra del Tallat, que accidentan este sector próximo a la divisoria entre la Conca de Barberà y el Urgell, de morfología casi Segarra, descienden varios barrancos que forman el Rinet  de la cabecera del torrente de la Femosa). Otros barrancos que drenan el término son la Roca del Llamp, en el sector más septentrional, las Alginet, la Coma de Sa Pere y el valle de Cortals, en el sector occidental; y el más oriental, los barrancos de las Catalanas, los Cabrera y los Pons. Los puntos más elevados son el Pujal del Graó (525 m), el Mas Blanc ( 537 m) y la Roca Tomasa (593 m). El fondo del valle se dedica al cultivo de la vid y los cereales, mientras que el resto de las tierras están dispuestas en bancales donde se alinean olivos y almendros.

La villa de l’Espluga Calba es el único núcleo de población del municipio, el cual está atravesado por la carretera local de les Borges Blanques a Tarrés (procedente de la Floresta y els Omellons y que continúa hacia Fulleda) . De la villa sale otra que se dirige a Maldà, Belianes y Bellpuig en dirección al N. Dos caminos vecinales llevan de Arbeca en Vinaixa y los Omells de na Gaia.

La población y la economía

La población, que había sido relativamente importante en la edad media, se mantuvo dentro de un proceso positivo hasta la guerra civil de 1936-39; desde entonces el fenómeno migratorio ha sido constante y acentuado. Los censos más remotos dan 48 fuegos en 1365 y 52 fuegos en 1553. Al principio del siglo XVIII, en 1718  había 241 y 736 habitantes en 1787. La evolución demográfica del siglo siguiente permite alcanzar una cifra máxima municipal 1860, con 1.365 h (877 h el 1830, 858 h en 1842 y 1340 h en 1857), si bien en el siguiente recuento , del 1887, la población bajó a 1.200 h. El siglo XX se inició con 1.195 h (1900), y la población se estabilizó con altibajos (1233 h en 1920 y 1265 h en 1936). Posteriormente se inició el descenso: 993 h en 1940, 930 h en 1950, 781 h el 1960 y 583 h en 1970. Los siguientes censos confirman el descenso de población: 470 h en 1981, 450 h en 1991 y 432 h en 2001. en 2005, sin embargo, siguiendo la tónica general de la comarca, la población de la Espluga ascendía a 448 habitantes.

Los cultivos principales son los olivos, los almendros, los cereales (cebada) y la vid (inscrita en la denominación de origen Costers del Segtre). Las mejores tierras del municipio son las del valle del Rinet. Más de la mitad del territorio queda dentro del área de riego del futuro canal Segarra-Garrigues . La cría de ganado, sobre todo porcino y aves de corral, tiende a aumentar y se han instalado nuevas granjas, lo que ha consolidado la ganadería como alternativa o complemento de la agricultura. También ha crecido la ganadería bovina. La Cooperativa del Campo de l’Espluga Calba tiene un molino de aceite; su producción está inscrita dentro de la Denominación de Origen Les Garrigues. En 1969 se abrió una fábrica textil cooperativa dedicada a la confección de jerseys (Cooperativa Industrial John Fil). También se explotan algunas canteras, continuación de las de la Floresta y els Omellons.

La villa de la Espluga Calba

La villa de l’Espluga Calba está situada a 434 m de altitud, en la unión del Rinet con los valles afluentes procedentes de Fulleda, en las laderas de la colina que corona el antiguo castillo palacio de los hospitalarios. Ante la entrada, a poniente del edificio, se abre la plaza de la Iglesia ya mediodía, entre el castillo y la calle Major, hay un patio elevado, urbanizado. Desde el castillo descienden varios callejones con arcos cubiertos. Se conservan viejas casas de piedra y las bodegas a las antiguas esplugues. A los pies de la colina, donde está la Cooperativa del Campo, se extienden las casas más modernas.

La iglesia parroquial de la Concepció, de fachada barroca, bien ornamentada, interior de tres naves y campanario de planta cuadrada y dos cuerpos superpuestos , fue terminada en 1784 (en 1936 fue destruido el retablo de Sant Cristófoll, copatrón de la villa, obra Lluís Bonifaç).

El castillo de l’Espluga Calba, casa gótica de planta cuadrangular construido o reconstruido totalmente cuando los hospitalarios se instalaron en esta población, tiene planta baja, piso y buhardilla, y está formado por varios cuerpos alrededor de un patio central (patio de armas de los siglos XIII- XIV), con escalera de acceso al piso. La fachada principal está centrada por una gran puerta adintelada. Al nivel del piso hay varias ventanas góticas con columnas coronelas, y al nivel de la buhardilla, bajo el alero del tejado, corre una galería de arcos de medio punto. La fachada del lado derecho está coronada con almenas. A lo largo de los siglos se han llevado a cabo diversas reformas; la más importante fue la transformación en capilla, en los siglos XVII o XVIII , de la sala noble que había tenido un artesonado sobre arcos de diafragma apuntados. Adaptado el edificio a colegio de monjas dominicanas en el siglo XIX, fue abandonado en 1963. Durante la década de 1990 se ha llevado a cabo una restauración del edificio. Otra construcción destacada es el nuevo Ayuntamiento, construido sobre una antigua destilería.

Se celebra Fiesta Mayor el primer fin de semana de febrero (por la Candelaria) y el penúltimo fin de semana de agosto. Desde el año 1993, en febrero o en marzo, se celebra un concurso de gastronomía, una iniciativa municipal para recuperar el somatén, un plato típico de la gastronomía popular basado en el arenque. Otros actos son la matanza del cerdo, en marzo, un mercado medieval y un almuerzo el 11 de septiembre.

la historia

La carta de población del lugar, después de la conquista cristiana, es muy antigua; fecha del 1148, cuando Lleida aún era sarracena, y fue otorgada en el sitio de Tortosa por Ramon Berenguer IV, que hizo donación del castillo de l’Espluga Calba con su “vila closa” y territorio de alrededor a un grupo de cinco familias (las del alcalde Porcell de Cervera, Vives de Cruzillada, Guillermo Bertran , Arnau Bosquet y Mir de Fluvià); aunque hacia el 1183 A. de Ardèvol, con algunos agricultores de l’Espluga, cultivaron el alodio de la Coma.

L’Espluga fue una fortaleza árabe, como Arbeca, avanzada, del valiato de Siurana, y por eso la iglesia parroquial de Santa María, antigua mezquita, fue incorporada a la Iglesia de Tarragona, y el lugar, en la veguería de Montblanc (siglo XIII) . Antes, en 1193-1200, el vizconde de Cardona tuvo un litigio con la corona por algunas tierras de l’Espluga que el soberano definió como propias. Ya en 1251, y de acuerdo con las investigaciones que hizo Miret i Sans, se sabe que Jaume I dio a la abadesa Eliardis de Anglesola de Vallbona de las Monjas el lugar de l’Espluga Calba como feudo, y este fue vendido un siglo después (1350) a Pere de carcasota, ciudadano de Lleida, por 15.000 sueldos barceloneses. Pere III concedió a dicho Pere de Carcasona el mero y mixto imperio sobre la villa en 1359 (en el censo del 1365 la población era de 48 fuegos). Poco después, en 1368 , el mencionado Carcassonne y su mujer, Constanza, lo concedieron a Jaume Conesa, protonotario real. En 1379 su hijo Gabriel Conesa vendió la villa por 121.000 sueldos barceloneses a Berenguer Gallard , también ciudadano de Lleida, y dos años después, en 1381, éste volvió a vender la villa por 133.000 sueldos a Pere Icard. Aunque Pere Icard vendió l’Espluga a Antoni de Maçanet (diputado de Cataluña en 1375 por el brazo real y cuñado del alcalde de Lleida Domingo de Montsuar). Su sucesor, Nicolás de Maçanet, otorgó el señorío de l’Espluga por testamento a su sobrino Antoni de Montsuar, señor de Torregrossa, que finalmente vendió l’Espluga, por 140.000 sueldos, a la orden militar de los hospitalarios, que convirtieron el castillo en el centro de la encomienda hospitalaria de l’Espluga Calba (comprendía Lavit del Penedès, el Bordell, Sidamon y el Palau de Anglesola) , encomienda que perduró hasta la extinción de la orden, a finales del siglo XVIII. Se conserva la lista de los comendadores. Los hospitalarios mantuvieron el señorío hasta el fin del Antiguo Régimen.

 

Ya en el siglo XIX, en la primera guerra Carlista , tuvo lugar una importante batalla, que registra Madoz, en la que los liberales comandados por Iriarte derrotaron a los carlistas del Camp de Tarragona, que tuvieron 105 bajas. A pesar de ser una población de mentalidad tradicionalista, a finales del siglo se formó un grupo republicano bastante activo. En 1912 llegó el agua potable a las casas, y en 1928, la luz eléctrica.