NATURALEZA



El agua es un bien escaso en toda la comarca. Solo el pequeño Torrente del Rinet, más tarde Femosa, aporta un mínimo caudal de agua. Por lo tanto se hace muy necesario la construcción de pozos y los encontramos de diversa fábricas. Este, ornamentado está situado en el patio de armas del castillo hospitalario.

 

Ya en el centro de la población podemos encontrar uno más útil para la misma población. Hoy, obsoleto, sirve como monumento.


Uno de uso agrícola y con un recipiente al lado para abrevar a los animales, el otro para ayudar al riego. Este está situado en el mismo cauce del Rinet.

 

Vista del pueblo rodeado de viñas, aprovechando la humedad naturals del cauce del riachuelo.


Vista del pueblo acompañado de viejas piedra de molino que dan la bienvenida a los visitantes por la vertiente este.


Las viejas piedras de molino aceitero han vivido una nueva reencarnación. Hoy en la mayoría d elos pueblos aceiteros podemos encontarlas en forma de monumento.


Fisonomía de la localidad junto al Torrente del Rinet.

 

Vista general de l'Espluga Calba donde sobresalen las siluetas de la Iglesia Parroquial y el Castillo de la Orden Hospitalaria.


El cultivo de viña en l'Espluga Calba ha representado un importante auge sobretodo en sus zonas humedas.